Concluyen su preparación religiosa en el albergue durante los fines de semana

Saltillo, Coahuila.- Como parte de las acciones impulsadas por DIF Coahuila para asegurar la protección y acceso a los derechos de la infancia, un total de  22 niños y adolescentes al cuidado del Estado recibieron los sacramentos del bautismo y primera comunión, este último, luego de concluir su preparación religiosa en el albergue durante los fines de semana.
Siete niños de Casa Cuna, entre los 22 días de nacidos y los cuatro años de edad, fueron bautizados y acompañados cada uno de ellos por sus madrinas, mientras que trece niñas de Casa Rosa y dos niños de Albergue Varonil, realizaron su primera comunión, todos ellos en una misa celebrada en la iglesia Santa Cecilia.
Posteriormente el director general del DIF Coahuila, Sergio Armando  Sisbeles Alvarado presidió una emotiva ceremonia que se llevó acabo en el patio central de las instalaciones del Voluntariado de Coahuila acompañado de la directora de los Centros Asistenciales para la Integración Familiar y Social, Mayra Guillén Charles así como de las titutlares de la Casa Cuna, Casa Rosa y Albergue Varonil.
A nombre de la Presidenta Honoraria del DIF Coahuila, Alma Carolina Viggiano de Moreira, Sisbeles Alvarado felicitó a los pequeños que recibieron esta celebración espiritual así como a sus madrinas, quienes laboran en los albergues del estado y que por esta razón están al cuidado y seguimiento del desarrollo de los niños y adolescentes.
“La vida es más hermosa cuando podemos compartir con los demás nuestra alegría y nuestra persona”, expresó a los pequeños a quienes entregó algunos regalos.
Finalmente, a nombre del gobernador Rubén Moreira Valdez agradeció a las empresas que  se involucraron en el apoyo a la celebración de los niños que se encuentran bajo el resguardo del DIF Coahuila y que permitieron compartir con sus compañeros este festejo.
En este sexenio albergamos mil 273 niños y adolescentes de nuevo ingreso, brindándoles apoyos y servicios educativos, terapias, vestido y alimentación, así como actividades culturales, deportivas y recreativas.
En 2017 a esas instalaciones ingresaron 108 infantes a los que les ofrecimos espacios seguros y atención integral.
Este año, reintegramos a sus hogares a 64 internos, después de un proceso de mejora del ambiente familiar que les permitirá tener un sano desarrollo y bienestar.