Cuiden a sus hijos, grandes o pequeños hoy día están expuestos a peligros y mentes malsanas que no se miden para cometer aberraciones contra ellos.

La situación está crítica y muy grave, los decesos de tres pequeños en distintas partes del país, a eso sumado la desaparición de miles en lo que va del año es una alerta para los padres de familia de que se pongan las pilas y que vigilen a sus hijos donde quiera que estén.

Son nuestra responsabilidad, de eso no cabe la menor duda y no solo de los padres de familia sino de la sociedad en general, de ahí que ante cualquier irregularidad que se detecte llamar de inmediato a la Policía a los números de emergencia.

Todos tuvimos padres alguna vez y bendecidos aquellos que aún gozan de su compañía, por esa razón es que tenemos la obligación de ver por todos los niños, de protegerlos al máximo y de velar por su tranquilidad.

Una era macabra para con los menores es la que se desata en todo el país y es necesario frenarla, está en las manos de todos hacerlo, evitar que crímenes como los que se cometen en contra de los menores continúen.

Hagámoslo por el bien y la tranquilidad de todos.

Oigan pero que calma chicha es la que se vive en el municipio de Abasolom donde la alcaldesa Herlinda García Treviño ya no volvió a sacar las narices de la Presidencia y mucho menos dar la cara en el tema de los despedidos.

Lo bueno es que poco a poco ese tema ya se está acabando porque de los seis que dio de baja cuatro ya aceptaron la liquidación que ofreció, pero le quedan los más aguerridos así que todo es cuestión de esperar.

En cuanto al tema de la construcción del canal del agua que lleva a Congregación Rodríguez, pues las cosas no están como para decir que bruto porque la gente afectada en su mayoría productores, ya amenazaron con destrozarlo porque les está perjudicando sus siembras.

Continuarán los problemas por lo que resta del año que para buena fortuna del PRI en aquel lugar es un alivio para todos porque al paso que iban serían más las pérdidas que las recuperadas.

Y todo por no dejarse ayudar, qué le costaba a Herlinda poner algo de su parte o ya de perdido dar la cara para que el pueblo no la olvide.

Pues que la carretera que lleva de San Buena a Abasolo se va a quedar como está, es decir bien alta y perjudicando a los habitantes del ejido Santa Gertrudis, porque así lo ordenaron los de arriba que con anticipación realizaron el estudio y que no hay marcha atrás, que así se va a quedar porque es lo mejor.

Lo lamentable del asunto es que lo mejor para los que están detrás de un escritorio no es lo mejor para los que viven en el ejido, los que a duras penas sacan para comer y que tienen un reto en cuanto a la sobrevivencia se refiere.

Los que están a más de 500 kilómetros de distancia, los que de lejecitos llevan a cabo este tipo de proyectos no toman en cuenta el sentir de los habitantes, tampoco ven las condiciones que tienen que soportar para sacar adelante a sus familias, ellos solo se avientan haciendo trazos en un plano que al final de cuentas ejecutan sin escuchar a nadie.

Todo por la cuantiosa suma de billetes que se van a llevar dejando al ejido sepultado en esa carretera y con ello las esperanzas de salir adelante para cuando menos tener el alimento de sus hijos seguro.

Ni a quien echarle la culpa, la obra es un proyecto que data de hace tres años y que en este momento carece de sentido, sin embargo va al noventa por ciento de avance tan solo en este lugar por lo tanto no tiene marcha atrás.

Como siempre los de abajo se quedarán abajo porque no los tomaron en cuenta.

Hasta mañana.