A las claras, las acciones protagónicas de la Alcaldesa electa del municipio de Ocampo Arcedalia Ramírez Gaytán son más que nada para figurar que por política, aunque en ese río revuelto Gustavo de la Rosa es el que se lleva la tajada del pastel.

Él, Gustavo, la cilindrea y Arcedalia se deja llevar.
Una pregunta que hasta el momento no ha sido contestada en su totalidad es ¿Qué prisa tienen los electos ocampenses en conocer cómo está la Presidencia Municipal?, porque hasta ahora son los únicos que han hecho ruido con ese tema, bueno en comparación con el resto de los municipios en donde están calmados e incluso la educación es tal que esperarán a que llegue el mes de diciembre para comenzar los trabajos de entrega y ambientación.

Quién sabe que esté pasando pero es un hecho que algo le saben a la administración de Alfonso Pecina, o simplemente a los de Morena ya les anda por convertirse en el centro de atención de todos.

A como les encantan los reflectores y es que algunas actitudes se copian y asimilan de manera directa o subliminal, eso es lo que hace Andrés Manuel López Obrador quien con su prehistórica perorata que por cierto ya tiene harto al pueblo ha logrado meterse poco a poco en la gente.

Pero una cosa son los hechos y otras las palabras y no siempre los hechos van acompañadas por palabras certeras como está pasando en Ocampo donde a la Alcaldesa electa hay que decirle que desde el momento que recibió su constancia de mayoría comenzó a pagar factura por el puesto que ostentará

Y que los que le rodean y que se dicen sus amigos van a sentirse con la obligación de exigirle e incluso de utilizarla como sucedió con la toma de la Presidencia siendo en este caso Gustavo de la Rosa quien la manejó a su antojo.

Quedan dos meses para que la administración termine, veremos si la Alcaldesa electa Arcedalia mantiene la compostura o se deja llevar por las impresiones de sus compañeros de partido y en vez de sacar algo bueno queda por la calle de la amargura.

Lo decimos porque hay expresiones que solo son de hombres, pero quien ostenta un cargo público
Tiene que cuidar muy bien sus palabras y sus actos, conectarse la lengua al cerebro y no a otro lado porque las regadas saldrán a la vista.

Y hablando de otra cosa.

Pues quien sabe que pasa en los tribunales que hasta los peores delincuentes se les van en sus meras narices.
La sociedad está cansada de tanto abuso, de tanta mediocridad de quienes imparten la justicia porque de plano no dan pie con bola y en vez de una solución se la hacen cansada al pueblo.

Los delitos se cuentan por docenas, y lo mismo se trate del robo de una caja de cigarros que de una casa completa, el robo es robo en toda su magnitud y se supone que los responsables de impartir la justicia no lo ven.

Ni a quien pedir ayuda con estas personas y ni como cambiarlas porque igual están todos cortados con la misma tijera.

Aquí no queda de otra que el pueblo se levante y proteste, aunque hoy Día Juan Pueblo ya no sabe qué hacer con la violación de las leyes que suman por docenas y que dicho sea de paso vamos de mal en peor.

Bueno no queda más que decirles a mis dos escasos lectores que hoy es Domingo familiar, de divertirse, de pasarla bonito, juntos comiendo lo que sea pero en sana alegría.

El reloj ya se atrasó así que aunque sea de manera sicológica aproveche una hora de mas para dormir y después dedíquele tiempo a su familia.

Los hijos son lo mejor.

Hasta Mañana