Científicos revelan un impactante descubrimiento: glaciares de la Antártida liberan cloro radiactivo en la atmosfera

Los científicos, coordinados por la glacióloga Mélanie Baroni del Centro Europeo de Investigaciones Geociencias del Medio Ambiente, han llegado a la conclusión después de confrontar muestras del área de Vostok en la Antártida Oriental

Foto: Especial
Después de años de pruebas efectuadas en la Antártida, llega una alarma por parte de un equipo de científicos de la Universidad de Aix-en-Provence: los glaciares expiden en la atmosfera cloro radiactivo.

PUBLICIDAD

Los científicos, coordinados por la glacióloga Mélanie Baroni del Centro Europeo de Investigaciones Geociencias del Medio Ambiente, han llegado a la conclusión después de confrontar muestras del área de Vostok en la Antártida Oriental, donde se encuentra una vieja estación de investigación rusa en Talos Dome, una región donde cada año se depositan grandes cantidades de nieve.

El isótopo Cloro 36 puede ser producido tanto de modo natural que artificial: en el primer caso se produce cuando el gas argón interactúa con los rayos cósmicos en la atmosfera terrestre, cuando los neutrones reaccionan con el cloro presente en el agua marina.

Sin embargo, hay una sustancial diferencia entre los dos. Mientras el primero queda interpolado en modo permanente en el hielo, el segundo emerge en la atmosfera.

Por los análisis de las muestras recogidas en el sitio de Talos Dome emergen aquellos de los niveles de Cloro 36 artificial y son reducidos sensiblemente con el pasar del tiempo, después de las pruebas nucleares hechas por los Estados Unidos que lo han dispersado en la atmosfera.

Afortunadamente los niveles de radioactividad  revelados no son tan elevados para representar un peligro para el medio ambiente. Los científicos han subrayado que estudiar el comportamiento del cloro en el hielo antártico puede ser útil para mejorar la prueba  del hielo por si mismo y entender como ha evolucionado el clima terrestre en el curso del tiempo.

Los detalles de la investigación han sido publicados en la revista científica Journal of Geophysical Research.