Cierran comedores del ‘Ocho’ y La Cruz

Reportaron hasta un 70% de caída de sus ventas y la gran mayoría optó por cerrar

Durante el medio día, más de 12 negocios del 8 de Enero y la Cruz se mantuvieron cerrados, esto debido a la poca cantidad de clientes que acuden por el temor al coronavirus.
PUBLICIDAD

FRONTERA, COAH.- Desolados lucen la mayor parte de los negocios ubicados en el Ejido 8 de Enero y la Cruz, toda vez que la contingencia de salud ha provocado la disminución de hasta el 70% de los visitantes al corredor gastronómico.
Sillas encima de las mesas, letreros de cierre temporal y cortinas cerradas, es lo que se pudo observar en por lo menos 12 negocios del ejido 8 de Enero, siendo los mismos comerciantes quienes aseguraron que desde hace 15 días inició la disminución de los visitantes, hasta que repentinamente se quedaron sin clientes.

Con letreros de abrimos posiblemente en una semana, los comerciantes cerraron sus negocios debido a las bajas ventas.

Raúl Guerrero, propietario del restaurante “el Bartolo” del Ejido la Cruz dijo que es triste ver como los negocios que emprendieron con mucho esfuerzo han tenido que cerrar sus puertas de forma provisional, esto ante el temor de la población de salir a los espacios de esparcimiento y contraer el virus que mantiene azorado a la población del mundo.
“Las medidas de sanidad que fueron impuestas por el Gobierno son muy buenas, y la gente teme salir, nosotros para no cerrar y proteger las fuentes de empleo de las familias habíamos decidido solo vender comida para llevar, sin embargo la gente dejó de venir al restaurante y nos vimos en la penosa necesidad de cerrar el lugar”.

Por su parte la señora Juana Campos explicó que al principio de la contingencia las personas llegaban a comer al 8 de Enero revisando que se cumpliera con las medidas de salud, sin embargo y pese a que se cumplí con la disposición, los visitantes dejaron de llegar a los negocios, por lo que prefirieron cerrar y dejar de perder recursos económicos.

También lee: Desalojan a bañistas

Aunque tomamos las medidas de sanidad necesarias, la gente dejó de venir, por lo que decidimos cerrar de manera provisional.

“Todos los días invertíamos dinero para comprar la comida y para preparar los alimentos, además el pago del personal y los servicios, pero ahora ya no viene gente por lo que algunos de nosotros dialogamos con los empleados y les dimos a conocer el cierre parcial de los negocios”.

Los comerciantes coincidieron en que son necesarios programas de apoyo al emprendedor, por medio de préstamos que les permitan mantener sus negocios funcionado durante esta temporada que es por demás difícil para los comerciantes.