Coahuila sería autosuficiente fuera del pacto: especialista

PUBLICIDAD

El estado de Coahuila sería autosuficiente de manera económica al separarse del Pacto Federal de México, pero si se uniera a otras entidades del noreste -que también son de la Alianza Federalista- como Nuevo León, Tamaulipas y Chihuahua, podrían convertirse en una potencia de país, y dejarían a la actual República sin el brazo industrial, explicó el doctor en economía Antonio Serrano Camarena.

En base a la generación de su Producto Interno Bruto, además de los impuestos federales y estatales que recauda, Coahuila podría ser autosuficiente como nación.

“Coahuila tiene algo que muy pocos estados tienen. Cuenta con un PIB bastante equilibrado entre servicios, manufacturas y agricultura. Por eso hay equilibrio económico, tenemos energía -excepto petróleo-, pero tenemos gas. Se requieren tres cosas para ser un país competitivo: energía, alimentos -ahí no estamos muy bien- y capacidad productiva”, dijo Serrano Camarena.

Como factor en contra para que Coahuila pueda encontrar un equilibrio económico como nación, de manera individual, es la deuda pública por más de 36 mil millones de pesos.

“Sí es económicamente viable una secesión. Pero la viabilidad económica como país en un largo plazo tendría que sortear varios problemas, porque los sectores económicos dependen del exterior y la preocupación sería qué pasa si no se reconvierte el estado en tecnologías alternas en la industria automotriz. Caeríamos en el nivel de desarrollo”, dijo Serrano.

El nacimiento de Coahuila como nación en materia económica tendría factores clave como la industria, que depende del exterior, el control y equilibrio de la deuda pública, así como buscar la retención del talento de gente joven y la generación de tecnología.

Coahuila surgiría como un país económicamente viable, pero débil, sin embargo al unirse a entidades como Nuevo León, Tamaulipas y Chihuahua, que aparte comparten la idea de dejar el Pacto Federal porque están dentro de la Alianza Federalista, podrían convertirse en una potencia como nación, con niveles económicos similares a España.

Serrano explicó que, al unirse todos los estados de la Alianza Federalista, tendrían el mismo desequilibrio con el que cuenta actualmente México, porque entidades como Michoacán o Durango requerirían de subsidio por sus niveles de marginación.