MINAS DE BARROTERÁN, COAH.- La mañana de ayer jueves a más de 18 horas del derrumbe registrado en la Mina VII de la Unidad Mimosa de Minera del Norte alrededor de 100 personas trabajaban en el rescate de los dos mineros que quedaron atrapados en el interior del complejo carbonero a 350 metros de profundidad.

Las labores de rescate no se han interrumpido por lo que no debemos perder la esperanza de encontrar a los mineros con vida, expresó el licenciado Francisco Orduña Mangiola, director de Comunicación Social y Relaciones Públicas de AHMSA.

Dejó en claro que no fue una explosión sino una caída de material al interior de la mina, el origen no lo sabemos lo vamos a saber cuándo retiremos el material y los técnicos y las autoridades puedan entrar y determinar exactamente qué pasó, por lo pronto en estos momentos no nos podemos aventurar a proporcionar más información, probablemente fue una bolsa de gas, pero quiere decir que los sistemas de ventilación funcionaron correctamente porque no hubo ignición.

Lo que complica las labores es que se deben de tomar las medidas de prevención requeridas pues hubo que parar la banda, parar sistemas hasta ir controlando que no hubiera riesgos, midiendo el gas que no fuera a ser que se registrara una explosión.

Agregó que la empresa cuenta con todas las normas de seguridad, somos los más severos en ello pero claro estos eventos son totalmente impredecibles. Nosotros tenemos 20 mil trabajadores y actualmente en la Mina VII colaboran 300, subrayó, cuatro horas antes de que dieran con el cuerpo de quien en vida respondiera al nombre de Jorge Armando Palomo Favila.