Los niños son genios en potencia, por ello es importante evitar invertir en videojuegos que los tengan como somnífero.

La mayoría de los juguetes que hay en las tiendas cumplen con ciertas características para fomentar la creatividad de los hijos, pero no todos son adecuados de acuerdo a sus necesidades, habilidades e intereses.

La psicóloga Mónica Villarreal Cortés hizo algunas recomendaciones a los padres de familia para que regalen con criterio, pensando bien en los juguetes, que estos se adapten a la edad y personalidad de los niños y que sobre todo les ayuden en su desarrollo psicomotriz, cognitivo, emocional y social.

“Hay que pensar en el bienestar de nuestros hijos y no solo entretenerlos por algunos momentos con aparatos electrónicos”, señaló.

Sugiere que en los recién nacidos en base a la ciencia y al estudio de la energía e inteligencia emocional es lo que estimula sus sentidos, por medio de los cuales se va desarrollando el niño en habilidades, virtudes y dones.

De 0 a 3 años, lo más recomendable es todo aquello que desarrolle su motricidad, el tacto, es una edad en donde ellos reconocen a través de la boca del sentido del gusto, a través de lo visual, como los colores brillantes, sonajas, móviles suaves.

Ante todo que sean juguetes de buena procedencia, lo ideal es que no sean chinos porque generalmente son materiales sintéticos que pueden lesionar la piel, la boca, o provocar incluso un envenenamiento.

Para mayores de 4 años y hasta 8 años, ya se puede hablar de niños de inteligencia emocional abierta y muy sensible, es importante estimularlos para desarrollar su creatividad y sus hemisferios no diestros.

Puede ser con la musicalización, es decir regalar instrumentos, juguetes donde utilice pies y manos, como los patines y bicis, o que los hagan estar en movimiento.

Los menos recomendables son los electrónicos, que ocasionan que frenen su desarrollo mental, los limita, si el niño tiene ya cargado o dotado de inteligencias múltiples en parte de electrónicos, se tendría que estar midiendo el tiempo que el niño o niña dura en el aparato, cosa que no es posible porque hay hogares donde no hay papá o mamá porque tienen que ir a trabajar.

“Vemos mejor a todos aquellos juguetes que desarrollen parte inteligente, creativa y emocional, como los rompecabezas o juegos de destreza”, comentó.

Dijo que en determinado momento que ya tengan electrónicos, hay que comprar un software que desarrolle su parte no diestro, hay muchos juegos de mesa que pueden ayudar en estas edades para que aparte puedan estar en la socialización.

Con esto se atacan otros problemas para desarrollarse con los demás, desarrollar tolerancia, risa y licencia, aprenden a aprender, hacer estrategias para avanzar, desarrollan el sentido de empatía y hermandad.

Hablando de niños y niñas de 9 años en adelante, es un hecho que la mayoría aunque esté demostrado que no es lo mejor, porque son niños que no está maduros emocionalmente para tener acceso a internet pensemos que los papás no seguirán instrucciones y comprarán un electrónico

“Si van a comprar un electrónico, para empezar es importante que papá y mamá tengan experiencia en cómo manejar esos electrónicos, porque hoy en día no saben cómo manejar una configuración de seguridad para prevenir que sus hijos estén al alcance de cualquier persona en cualquier lugar del mundo, si no saben que pidan ayuda y se acerquen a profesionales para bloquear configuraciones de seguridad”, comentó la psicóloga Mónica Villarreal.

A partir de los 9 años los niños y niñas ya están listos para trabajar con software para diseñar tarjetas y utilizar programas como Word, Excel, PowerPoint y ahí empiezan a canalizarse hacía su vocación.

Es recomendable conseguir Software de diseño, aplicado para sus edades de desarrollo de decoración de interiores y toda la parte creativa pero aplicada.

“Si tienen una consola de videojuegos, hay que evitar el material bélico todo lo que íncita los golpes y un vocabulario alterado”, comentó.

Mencionó que los niños son genios en potencia, por ello es importante evitar invertir en videojuegos que los tengan como somnífero desarrollando solo la ansiedad por ganarle a un reloj cuando podrían estar jugando, ejercitándose y desarrollando más habilidades.

El NÚCLEO FAMILIAR INFLUYE

Muchas veces se ha dicho que las muñecas Barbie no son buenas para las niñas debido a que les causa un desorden alimenticio y tienen obsesión por ser delgadas, sin embargo la psicóloga Mónica Villarreal señaló que esto depende mucho del entorno familiar.

Si los niños (as), viven en un hogar en donde se les guía y viven este tipo de creencias y pensamientos o formas de vivir, ejemplifican algún tipo de rechazo hacía la feminidad y masculinidad.

Ningún juguete afecta a una niña en donde está con una creencia de amor en respeto por la mujer y por el hombre.

Al regalar trastecitos a las niñas no se les forma a ser servidumbre, eso se ve desde un ataque a la feminidad, el subconsciente tiene las esencias de las energías, la esencia de una mujer por naturaleza por amar y servir trae consigo la maternidad.

“Solo una persona con creencias de enojo hacía la feminidades o machísimo incluye en esas actitudes de un niño, no tiene nada que ver si le regalan muñecas o trastecitos, eso ya quedó atrás”, señaló.