Cuando un autobús escolar está dejando a los niños todos los autos no solo deben reducir la velocidad sino también detenerse.

Sin embargo, las imágenes de la cámara de un autobús escolar de Millbury, Massachusetts, muestran una visión aterradora.

Ashley Makridakis, una mama que  estaba recogiendo a su hija de 7 años, Lyla, casi fue atropellada por un auto que circulaba a alta velocidad.

Se puede escuchar al conductor del autobús tocando la bocina, tanto para alertar a la familia como para enviar un mensaje claro al automóvil para que disminuya la velocidad.

“Solo pude llorar”, Ashley le dijo a CBS Boston. “Sostenía a Lyla y lloraba. Di gracias porque el conductor del autobús estuviera atento y nos advirtiera”.

Afortunadamente, la madre y la hija están bien, solo levemente alteradas por el miedo.

CBS Boston también informó que la policía está tratando de localizar al conductor que fue tan imprudente de circular así en una zona escolar. Si bien no pudieron leer en la matrícula, la policía pudo identificar la marca y el modelo del automóvil.