Las autoridades catalanas anuncian el fallecimiento de Julian Cadman, de 7 años y de nacionalidad británica y australiana, quien fue víctima del atropellamiento masivo.

Las autoridades de Cataluña informaron que un niño británico-australiano de siete años que había sido reportado como desaparecido tras el atropello masivo en Barcelonamurió en un hospital.

Aunque en un principio hubo confusión sobre su paradero, la policía barcelonesa anunció que el menor, identificado por la prensa británica como Julian Cadman, había sido ubicado en un hospital, aunque no precisó su estado de salud.

Son ya 2 los menores fallecidos e identificados en ese atentado.

El niño se encontraba paseando por Las Ramblas el pasado jueves junto a su madre, quien se encuentra grave en un hospital, cuando el conductor de una furgoneta arrolló a decenas de personas en el lugar.

En un mensaje por Twitter, la agencia de Protección Civil catalana confirmó el deceso del menor y de otras dos personas originarias de Bélgica e Italia.

 

El caso del niño incluso fue referido por la primera ministra británica, Theresa May, durante una conferencia de prensa el viernes.

Estamos investigando con urgencia las informaciones de un niño desaparecido que es británico con doble nacionalidad”, dijo May.

El padre del niño llegó el sábado a Barcelona desde Australia y, acompañado por psicólogos y otros profesionales de apoyo emocional, se dirigió al Instituto de Medicina Legal de la Ciudad de la Justicia, en L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona), para identificar a su hijo fallecido.

Con los nuevos datos, hay 11 víctimas identificadas del atropello en Barcelona: el niño británico-australiano, una belga, dos italianos, dos portuguesas, un estadunidense, tres españoles y una hispano-argentina. Medios españoles informaron que un niño de tres años figuraba entre los españoles muertos en el ataque.

Otra española murió en el ataque posterior en la localidad costera de Combrils.

Según ese parte, quedan aún dos víctimas por identificar, pero se espera que las autoridades confirmen en las próximas horas todas las identidades de las víctimas.

Excélsior