Los forenses dictaminaron que efectivamente la muerte de Hernández se trató de un suicidio

El equipo forense que investigó la muerte del ex jugador de los Patriotas de Nueva Inglaterra, Aaron Hernández, dictaminó que sí se trató de un suicidio. Así lo determinó la oficina del fiscal del distrito de Worcester, Massachusetts.

Las autoridades revelaron que durante la investigación hallaron tres notas escritas al lado de una biblia dentro de la celda en la que Hernandez fuera encontrado ahorcado la madrugada del miércoles.

Tras confirmar el suicidio, el equipo forense entregará muestras del cerebro de Hernández a la Universidad de Boston, esto como deseo de la familia del ex jugador de la NFL.

El jefe de los examinadores médicos que se encargó de realizar la autopsia dijo que tomaron algunos muestras del cerebro de Hernández como parte de los esfuerzos para determinar si había cometido o no el suicidio. 

El cerebro será estudiado en el Centro de Encefalopatía Traumática Crónica de la Universidad de Boston, tal como lo solicitó la familia, centro que es líder en investigación sobre los efectos que tiene las conmociones en el cerebro, un tema muy delicado en la NFL.

Con información de ESPN.