Congreso de Puebla aprueba Ley Agnes; que permitirá el cambio de género legal

Con esta aprobación, el estado da un paso al reconocimiento legal del cambio de identidad sexogenérico.

Imagen de internet.
PUBLICIDAD

Puebla se convierte en la entidad 14 en aprobar la Ley Agnes, luego que el Congreso local avaló con 34 votos a favor y seis abstenciones, las reformas y diversas disposiciones del Código Civil para el Estado Libre y Soberano.

Con esta aprobación, las reformas permitirán el reconocimiento legal del cambio de identidad sexogenérico de una persona en el estado de Puebla. Por lo que dicha solicitud de cambio de género en el acta de nacimiento oficial podrá ser realizado sin ningún tipo de condicionamiento o comprobación de haberse sometido a un procedimiento quirúrgico, incluso sin tener que presentarse ante el Registro Civil, con la vestimenta del género que se asume al momento de solicitar el documento oficial, que aplica en nombre más no apellidos.

La diputada Estefanía Rodríguez dejó en claro que ni un crimen más de odio debe ser permitido en la entidad. “Ni una familia más destruida por la intolerancia». Agregó que el triunfo de la Ley Agnes es gracias a la lucha de colectivos, y nadie debe colgarse medallas más que los grupos que desde hace años batallan por sus derechos.

«La vida de las personas trans es demasiado corta como para perderla en los tribunales. Es un obligación del Congreso reparar esta deuda histórica. Es momento que la justicia nos permita existir sin juicios ni prejuicios.»

En su intervención, Vianey García, presidenta de la Comisión de Gobernación, recordó que la muerte de Agnes fue en marzo 2012 y de ahí se emprendió una lucha de más de 10 años. Mónica Rodríguez señaló que ante las ansias de ganar votos, Morena y sus aliados políticos elaboraron un mal dictamen sobre la Ley Agnes e incluso advirtió que tiene elementos de inconstitucionalidad. En tanto, el diputado José Juan Espinosa señala que la Ley Agnes no es producto de la congruencia ideológica de Morena y sus aliados políticos; tampoco de la voluntad de Gabriel Biestro.