Constructores de Gigantes

Por más de 30 años, los hermanos Miguel y Mario Carranza se han encargado de generar vistosos y llamativos diseños de grandes gigantes, que han surcado los cielos en muchas partes del País y el mundo y ayer Cuatro Cienegas fue testigo del inicio del ciclo de vida de uno de esos grandes artefactos voladores, como lo son los globos aerostáticos.

Y es que la mayoría de las veces, el disfrutar de la sola presencia de un globo en su máximo tamaño nos permite analizar cuántas manos, cuál material y cuánto es el costo del proceso de su fabricación.
En Cuatro Ciénegas, mediante el Festival del Globo en la Ruta de la Mariposa Monarca 2016, se pudo ser testigo del primer vuelo de uno de estos gigantes y aunque fue solamente anclado, eso no mermó su majestuosidad y su fuerza de atracción en los presentes.
Por increíble que parezca, estos enormes artefactos voladores llegan a ocupar 120 mil pies cúbicos de espacio al estar inflados al 100 por ciento, tal como lo señaló Mario Carranza, que junto con su hermano Miguel son fabricantes de globos desde 1985.
Resulta impresionante conocer, que para la fabricación de un solo globo, se ocupan 1500 metros cuadrados de tela para su forma, mientras que de forma lineal se alcanza a ocupar hasta los 840 metros.
Pero las telas con las que se confecciona no son simples, y lejos de adquirirse a la vuelta de la esquina, los materiales por su especialidad, son traídos al País en parte desde Inglaterra, lo que de entrada represente uno de los costos más elevados al momento de su fabricación, porque es pagado en Euros.
Además, el globo se conforma de tres partes, la primera que es la que esta en su parte más alta conocida como área de impacto que es la que da fuerza al globo, la segunda que va en la parte media del mismo a la que se le denomina hiperlast y la tercera que es la ripstop y que es una parte del globo que además de tela especial tiene una cubierta de fibras especiales que la convierten en tela anti flama, ya que es la parte más cercana a los mechones o quemadores que emiten el calor con el que el globo puede elevarse.
Los costos de un artefacto de este tipo, según su fabricante de latinoamericana de aerostáticos oscila entre los 500 mil y el millón de pesos, y a pesar de su costo tan elevado, los hermanos Carranza han visto en las ultimas tres décadas el crecimiento que el mercado de los globos ha tenido y que se ha extendido en todo el mundo.
Incluso, dieron a conocer que su negocio ubicado en Metepec, Puebla, actualmente importa globos a Estados Unidos, así como otro tipo de artefactos que han tomado mucho auge, la mayoría globos de menor tamaño en forma de todo tipo de envases principalmente de bebidas alcohólicas.