Continúa sin saber nada de su hermano

Elementos de la policía municipal intervinieron.
PUBLICIDAD

Han pasado 5 días desde la última vez que Juana Hilda Cuellar Vásquez vio por última vez a su hermano Ovidio Cuellar Vásquez, acusó a sus hijos de haberlo secuestrado, el domingo lo sacaron de su vivienda y fueron custodiados por elementos de la policía municipal.
El viernes a las 4:30 de la tarde llegó al domicilio de su hermano ubicado en la calle Mérida 1114 de la colonia Guadalupe, había quedado de hacer unas cosas juntos como lo acostumbraban, cuando llegó, los hijos ya estaban en el domicilio y se negaron a abrirle la puerta además impidieron que el padre saliera.

Sacaron a su hermano de la vivienda, ahora no sabe dónde está.

Son dos mujeres y uno hombre, Nidia, Edith y Ovidio Cuellar Carrales este último director de Desarrollo Social y ex presidente del Club de Leones. Juana Cuellar los acusó de haber realizado movimientos “legales” por abajo del agua para poder quedarse con la herencia de su padre.
Permaneció afuera del domicilio durante todo el sábado, por una distracción la puerta se quedó abierta y su hermano a quien notó extraño, como si estuviera drogado, intentó salir y fue detenido por su hijo Ovidio Cuellar Carrales quien lo regresó.

El domingo aproximadamente a las 7:30, los hijos sacaron a su padre de la vivienda en un vehículo aveo color gris, fueron ayudados por elementos de la policía municipal específicamente de la unidad 151 que prácticamente los custodiaron.
“Eso fue tremendo para mi ver como se lo llevaron, lo llevaban atrás como si fuera sometido, como que intentaba asomarse y un nieto de él lo sometía”, señaló la hermana que Juana Hilda Cuellar Vásquez quien alcanzó a ver todo.

”Lo vi como drogado, necesito que alguien me ayude”.

Dijo que autoridades están para servir y por humanidad y como seres humanos, sin tener puesto público cuando existe la probabilidad de poner en riesgo la integridad de una persona, claro que está mal hecho que use su poder.
Interpondrá una denuncia asesorada por Arturo Alvarado, Juana Cuellar comentó que mientras estaba en el exterior, se acercó una camioneta, la persona que iba arriba es amigo de Ovidio Cuellar y la amenazó, “Lo que no hagan ellos yo lo voy hacer contra usted, tengo fotografía de la camioneta, al parecer esa persona que me amenazó se llama Gerardo”, comentó que es alto moreno y fornido.

“A mí no me interesa nada de lo material, nada paga la vida, la salud y la paz de mi hermano y la mía, al ver a mi hermano en la situación que pasa me ha afectado mucho, Dios da y quita, no vale la pena todo esto mi hermano empezó a soltar y soltar tan es así que sus hijos se hacían cargo de la guardería Olikar”, comentó la hermana angustiada.
Dijo que incluso ella y otro hermano llevaron al notario público Enrique Neavez quien también intentó mediar con los hijos pero ni él lo logró por lo que solo levantó un acta donde se negaron a impedir que ella viera a su hermano.