Vamos a quitarnos una preocupación más. Esa de evitar ponerse vestidos apretados, camisetas apretadas o cambiar el bikini por el traje de baño. ¿Por qué evitamos a toda costa ese tipo de prendas? Tú misma puedes darte la respuesta recordando eso que dices cuando te pruebas algo más ajustado de lo normal: “se me nota demasiado la tripa”, “apenas me puedo sentar, ¡se me sale la chicha!”.

¿Cómo evitar este tipo de situaciones? Es la respuesta que te dará cualquier persona, profesional, amigo, medio de comunicación o tu propia madre: haciendo deporte.

Esta vez vamos a centrarnos en un tipo de deporte para una zona específica: la tripa y sus abdominales.

Échales un vistazo y ponte manos a la obra con esos abdominales.

  • Plancha abdominal con antebrazos

    Nos colocamos boca abajo, apoyando en el suelo las puntas de los pies, con las rodillas estiradas y los antebrazos, con los codos debajo de los hombros, aproximadamente. Elevamos el tronco manteniendo la columna alineada y aguantamos mínimo 40 segundos.

     Plancha abdominal con antebrazosPlancha abdominal con manos

    • Igual que en el ejercicio anterior, pero apoyando las manos y manteniendo los codos estirados.

       

      Plancha abdominal con apoyo de manos y flexión de caderaFlexión lateral

      Esta vez boca arriba y sujetando los pies en un apoyo para poder hacer fuerza. Colocamos las piernas en alto y realizamos una flexión lateral de columna, acercando la zona lateral de las costillas a la cara lateral de la pelvis. Ponemos una mano en el abdomen y la otra en la nuca.

       

      Flexión lateral

      Flexión de columna desde pelvis

      Partimos de la posición boca arriba, buscando un punto de anclaje con las manos. Flexionamos la columna desde la pelvis, separando vértebra a vértebra. Levantamos piernas formando un ángulo de 90º.

      Flexión de columna desde pelvis