Ciudad Acuña, Coah.- Convertir la basura en arte es posible.

Sí es viable y posible, de hecho se hace aquí, en Acuña.

Pruebas, aquí en este municipio del norte, en Acuña, hay un hombre trabajador de la administración que lo está haciendo, de hecho, lo hace desde hace ya varios años.

La madera de los rollos en los que llega el alambre para el alumbrado público es la fuente para las obras.

Con ellas se han realizado réplicas de las obras prehispánicas más representativas.

Coatlicue, Chac Mool, Tlaloc, Los Gigantes de Tula, además de la réplica de las águilas de la presa La Amistad y el escudo nacional.

Hoy el corredor de las esculturas prehispánicas muestra su obra.

Obra que nace de la herencia de un padre que era carpintero y que trasciende en la siguiente generación.

José Guillermo Castillón Muñoz, con sus poco más de 35 años de edad hoy es el que se hace cargo de hacer estas obras.

Trabajador del municipio desde hace 4 años atrás, con cargo de carpintero y un salario de casi 4 mil pesos por quincena.

Hombre sencillo que no se considera artista, pero que eso sí, se siente orgulloso de su obra.

“Inicié como jefe de cuadrilla y luego me cambiaron a carpintería donde sigo”.

Nos comenta que fue la primera obra realizada, una cabeza olmeca, la que más trabajo le ha costado realizar por las curvas que requerían para hacer la cabeza y en la que tardó cerca de 5 meses.

“Hoy con la práctica que he adquirido, me tardo un mes o menos”

Afirma que son casi 12 las figuras que ha realizado, entre ellas un par de réplicas de las águilas que están en las inmediaciones de la presa Amistad, unas de ellas que se le regalaron a la ciudad de Del Río, Texas y que conservan.

Dice que de hecho, los materiales los sacan de PASA, relleno sanitario y rescata estos materiales que con su arte les da forma y que adornan hoy varios puntos de la ciudad sobre todo el corredor de las culturas prehispánicas sobre el libramiento Evaristo Pérez Arreola.

Ojalá y las generaciones actuales preserven este legado cultural que permite conocer otras culturas que nos antecedieron y dan identidad al país y que dejen de dañarlas como hasta hoy se aprecia en algunas de ellas.

Reusar, reciclar y reducir tienen un aliado más: reconstruir. La basura puede convertirse en arte y aquí está la prueba.