Saltillo, Coahuila .- El sacerdote Joaquín Hernández Sifuentes, convivía con dos personas la madrugada del tres de enero en la misma casa parroquial, en La Aurora, y debido a un conflicto que surgió entre ellos, fue que él terminó muerto.
En rueda de prensa, el obispo de Saltillo, Raúl Vera López, dijo que luego de quitar la vida al sacerdote de 42 años, los dos hombres lo llevaron a enterrar en una brecha del municipio de Parras, donde la mañana de este jueves las autoridades de la Procuraduría recuperaron su cuerpo.
“Solo nos han dicho (en la Procuraduría de Justicia) es que las personas declaradas y por las que llegaron a localizar el cuerpo sin vida del padre, hablan de que empezaron en un ambiente de camaradería, estas personas y el padre en la misma casa parroquial, y en un momento dado se suscitó algo, que nosotros lo denominamos un conflicto, que desgraciadamente tuvo este final”, dijo Vera López.
Rechazó que estas dos personas, quienes han declarado ante el Ministerio Público, visitaran frecuentemente al sacerdote. Vera López dijo, que incluso la misma Procuraduría, desconoce hasta ahora la causa de la muerte de Hernández Sifuentes, pero está por responder esas interrogantes.

“La necropsia es la que nos va a decir cuándo murió. Estaba semienterrado, semi, porque se veía, estaba muy superficialmente cubierto”.
“Nos dicen que si no hubiera sido por una de las dos personas que intervinieron en el hecho, no hubiera sido posible, hubiera sido muy difícil, es en las inmediaciones de Parras, sí, pero era en brechas, veredas, que no hubiera sido posible dar si no hubieran llevado a la persona”.
En un encuentro con medios en la Iglesia del Ojo de Agua, al sur de Saltillo, Vera López dijo que, el sacerdote Joaquín murió por causas a las que está expuesta toda la sociedad.
“Vivimos en un ambiente terriblemente descompuesto, todos los mexicanos estamos expuestos. Nosotros no somos una excepción, no vivimos en una cúpula de cristal, formamos parte de la sociedad y estamos expuestos”, dijo.
El automóvil del padre, un Volkswagen Derby color blanco, fue localizado esta mañana en Santa Catarina, Nuevo León.
Abren carpeta de investigación
Luego de localizar el cuerpo del sacerdote, elementos de la Procuraduría de Justicia abrieron una carpeta de investigación por el delito de homicidio.
“El lugar donde se localizó el cuerpo fue resguardado a efecto de recabar indicios y datos de prueba, mismos que se integran a la carpeta de investigación”, informó la Procuraduría.
“El vehículo del padre Joaquín Fernández Sifuentes fue localizado en el municipio de Santa Catarina, Nuevo León, donde fue asegurado para la realización de las pruebas periciales”.
En un comunicado, donde no ofrece detalles, la Procuraduría informó que el cuerpo del sacerdote fue trasladado a Saltillo para ser analizado y determinar las causas que provocaron su muerte.
“La Procuraduría General de Justicia del Estado continúa realizando indagatorias, para judicializar a quien resulte responsable de este homicidio”, dice.