El dispositivo extrae energía de su propio entorno, ya sea por señales de radio o luz solar.
Ingenieros de la Universidad de Washington parecen haber resuelto la preocupación más importantes nuestra sociedad, y es que lograron desarrollar un teléfono que puede hacer y recibir llamadas sin necesidad de integrar una batería.

¿Cómo?

El equipo, fabricado a partir de varios componentes comerciales, extrae energía de su propio entorno, ya sea por las señales de radio en el ambiente capturadas por una antena o de la luz recolectada por una celda solar del tamaño de un “grano de arroz”.

El dispositivo consume sólo 3,5 microwatts de potencia durante el uso, esto gracias a que su antena convierte las vibraciones de la voz en el micrófono o el altavoz en señales de radio que utilizan muy poca energía, eliminando la necesidad de una conversión análoga a digital.

El equipo ha logrado hacer llamadas estándar y hasta usando Skype, pero con la desventaja de que el teléfono necesita de una estación base para transmitir y recibir llamadas, además de tener que presionar un botón para intercambiar entre hablar o escuchar en una llamada.

sdpnoticias