El uso delictivo de este tipo de tecnología se ha incrementado.

Un “enjambre” de pequeños drones habrían sido utilizados para afectar el trabajo de un equipo del Buró Federal de Investigaciones​ (FBI) durante una operación de de rescate de rehenes, informó Joe Mazel, jefe de la unidad tecnológica de la agencia gubernamental durante una conferencia en Denver.

De acuerdo al portal Defense One, los agentes del FBI establecieron un puesto de observación elevado para monitorear la situación, mismo que fue atacado por los drones en una serie de “pases bajos de alta velocidad” que tenían por objetivo alejarlos de la zona.

Esta tecnología también fue utilizada para vigilar a los agentes y desorientarlos; Mazel asegura que los drones fueron transportados en mochilas y llevados a una zona cercana al puesto de observación con anticipación a la llegada de los agentes, aunque se negó a dar detalles sobre dónde o cuándo tuvo lugar ese incidente.

También sugirió que entre otros usos notables de esta tecnología se encuentra la identificación de testigos al vigilar los departamentos de policía y la preparación de robos al observar las brechas en las patrullas de seguridad y otras vulnerabilidades en los lugares objetivo.

Algunos funcionarios del gobierno que hablaron durante la conferencia señalaron que el uso de drones en actividades criminales probablemente empeorará antes de mejorar; por ejemplo, el jefe adjunto de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, Andrew Scharnweber, dijo que los dones han sustituido a los vigilantes que rodean a las autoridades en las fronteras.