¡Crucero mortal!

En este punto se instalaron semáforos que se suponía generarían un orden en el tráfico en este punto, sin embargo desde hace meses permanecen apagados.

Oscuridad, falta de señalamientos y exceso de velocidad, han convertido la puerta 0 de Altos Hornos, en un cruce de alto riesgo donde este fin de semana una pareja murió al chocar con un yukcle.

El accidente fatal dejó al descubierto los riesgos en este punto que aunado a la falta de vigilancia y pericia de los conductores.

Durante un recorrido, periódico La Voz constató que en este punto el alumbrado no funciona, tampoco el semáforo preventivo, no hay señalización, entre otros.

Te puede interesar: Ataca perro a niño

A diario, cientos de automovilistas circulan por esta importante avenida que conecta a Monclova con Frontera, una zona que también ha sido poblada por una gran cantidad de empresas que generan una gran afluencia de automovilistas, ciclistas, así como unidades de carga pesada.

A diario, cientos de automovilistas circulan por el libramiento Carlos Salinas de Gortari a la altura de la puerta 0 de Altos Hornos de México (AHMSA) donde no existen señalamientos viales visibles.

Al notar la presencia de los medios de comunicación, elementos de Fuerza Coahuila realizaron varios recorridos por este punto al menos en tres ocasiones, sin embargo los automovilistas mencionaron que regularmente no se cuenta con vigilancia.

A pesar de ser un punto de gran afluencia, la presencia policíaca es muy poca generando que sea utilizado como autopista por algunos automovilistas que no respetan límites de velocidad, ni mucho menos los pocos señalamientos viales que casi no se ven.

En este punto se instalaron semáforos que se suponía generarían un orden en el tráfico en este punto, sin embargo, desde hace meses permanecen apagados, ocasionando que cada los conductores de cada lado circulen a conveniencia

Los conductores de las unidades de carga pesada tratan de ganarle el paso a los automovilistas, lo que podría detonar un accidente en cualquier momento.

En ambos sentidos del libramiento a la altura de este punto donde circulan decenas de unidades de carga pesada se instalaron algunos reductores, buscando evitar accidentes automovilísticos pero no lograron su cometido.

Los reductores han resultado insuficientes para algunos conductores que no hacen alto, no bajan la velocidad y solo voltean hacía los lados para revisar que no venga alguna unidad.

Esta situación se agrava durante la noche pues las luminarias están apagadas, lo que dificulta la visibilidad.

De igual forma, los conductores de las unidades de carga pesada tratan de ganarles el paso a los automovilistas