Cuando un payaso pierde la sonrisa

El payaso “Pincelín” iba con su familia en una moto, cuando fueron embestidos por un auto, su hija y esposa están bien, pero él resultó gravemente lesionad

FRONTERA COAH.-El caso de “Pincelín”, el payaso que fue atropellado causó conmoción en la red social de Facebook; aunque ya está recuperándose necesita ayuda de la ciudadanía principalmente con bolsas de colostomía, la situación económica es crítica debido a que no puede trabajar, tiene una niña de apenas dos años de edad y lo peor del caso es que del responsable del accidente no se sabe ni su nombre.
Fue el pasado 12 de octubre, cuando sucedió el accidente, Érick Emmanuel Cuéllar González de 31 años mejor conocido como “Pincelín” viajaba en una motocicleta acompañado de su esposa Lidia Esmeralda Berlanga Rangel y su hija Johana Gisel, de dos años de edad.
Al llegar a la esquina de la calle Oriental y Olivares de la colona Borja, un vehículo Versa conducido por “Jesús Miguel”, quien no respetó el alto se impactó con la motocicleta.
Luego del golpe su esposa Esmeralda Berlanga se levantó y se dio cuenta que le salía sangre de la nariz y de la boca, levantó a la niña que presentó una ligera lesión en un pie pues chuequeaba, Érick Cuéllar, después de impactarse en uno de los cristales del vehículo cayó y empezó a convulsionar, aunque traía casco este se quebró y fue entonces cuando llegó una ambulancia para trasladarlo al hospital de Especialidades.
Dentro de lo malo, Érick fue el más perjudicado estuvo 21 días hospitalizado, resultó con el intestino grueso dañado le quitaron la mitad y ahora usa bolsa de colostomía, ha perdido parte de la visibilidad de su ojo derecho, le dijeron que era por el golpe y que con el paso del tiempo se le iba acomodar pero al momento no se le ha quitado, además se lastimó la clavícula y una rodilla.
El responsable ni siquiera se ha acercado a la familia. Érick Cuéllar desde hace cinco años trabajaba como payaso en un crucero del bulevar Ejército Mexicano, con eso podía sostener a su familia, pero ahora que pasó el accidente no ha podido trabajar.
“Aparentemente ya estoy bien, hace más de una semana me quitaron las puntadas de la operación en el intestino, por dentro quien sabe cómo estaré”, comentó.
La situación económica no está nada bien, la familia de ambos es quienes los están apoyando en lo que pueden, con un cubreboca Lidia Esmeralda Berlanga Rangel narraba el accidente, tiene gripa y contagiar a su marido seria riesgoso por la operación.
Por el momento lo que más necesita son bolsas de colostomía que son un poco costosas, además de que constantemente va a consulta que tiene que pagar él, debido a que la aseguradora del vehículo que los impactó ya no se hizo responsable.
En febrero lo volverán a operar, y esperan que deje de usar las bolsas de colostomía, tenga que recuperarse en al menos tres meses.
Pero esto no es lo peor, Érick teme a que el daño en su ojo y la clavícula le impidan trabajar, pues ya no podrá hacer malabares, lo que normalmente realizaba en el crucero y por esta labor recibía unos cuantos pesos de los ciudadanos.
“De aquí a febrero sin nada de trabajo, de febrero hasta que me recupere, un año más, no sé qué voy hacer”, señala desesperado el payaso Pincelín.
El lunes le realizarán examen en la sangre, además de 500 pesos por consulta, recursos que como pueden están pagando ellos mismos.
“Uno no sabe nada de eso, desde que pasó el accidente el responsable nunca se acercó con nosotros, yo nomas sé que se llama Jesús Miguel, pero no se los apellidos”, comentó Esmeralda.
Estuvieron en casa de los padres de Esmeralda en la colonia Occidental, pero se irán hoy para su domicilio en la calle José García número 705 de la colonia Borja, debido a que familiares o amigos payasos vienen a visitarlo y no lo localizaban, interesados en apoyar pueden comunicarse al 866172 64 29.

Abandonado.

-No saben nada del responsable.

-La aseguradora del responsable ya no se hizo cargo de la atención médica.

-Pincelín necesita bolsas de colostomía, interesados en ayudar pueden comunicarse al 866172 64 29.