Cuidemos a la familia: párroco

El párroco José Luis Hernández Bermea, exhortó a cuidar a la familia y a fomentar valores.
PUBLICIDAD

Cuidar a la familia, transmitirles el sentido de los valores y darles más amor a los hijos, es el llamado que se debe seguir haciendo desde la iglesia, con lo que la sociedad puede contribuir a evitar hechos lamentables como el que ocurrió recientemente en la ciudad de Torreón, afirmó el párroco José Luis Hernández Bermea.

Dijo que no se puede culpar a la tecnología de los errores humanos, mientras que se permite por los propios padres que sus hijos tengan muy fácilmente el acceso a celulares, video-juegos, armas, etcétera, olvidándose de los cuidados que se les debe dar.

«En las familias y los trabajos, el círculo de convivencia se ha vuelto difícil y esto es lo que hace que se provoquen estragos humanos, con resultados lamentables; como el que sacudió a la sociedad recientemente», agregó.

«El llamado seguirá siendo el mismo, ya que, si la familia se sigue fragmentando, en el sentido de los valores, es necesario la unidad, generar más acompañamiento y amor hacia los hijos», además debe iniciar un proceso de desprendimiento de la tecnología que esta dominando el entorno de todos, agrego el padre José Luis Hernández Bermea.

«Actualmente en todos los círculos, se ha dejado de ver a los ojos, ya no se estrecha la mano, como significado de respeto, no sabemos cómo andamos ni como nos sentimos, y si no tenemos cuidado con esto, seguiremos viendo más estragos», reiteró.

Afirmó que deben reforzarse los vínculos familiares, ya que es el mayor tesoro en la sociedad, porque prácticamente estamos perdiendo a la familia al permitir que exista el dominio de la tecnología y otros factores que alejan a todos.

Consideró que la sociedad tiene la responsabilidad, en conjunto, de aportar condiciones para que los niños crezcan en un entorno más completo y evitar que estén a la deriva, que los lleva a conductas agresivas, con decisiones fatales como las que son del dominio público, apuntó el párroco.