Cumple ‘Dororock’ el sueño Youtuber

Con apenas 21 años se ha convertido en un fenómeno, gracias a su canal de Youtube

PUBLICIDAD

Ofrecer en venta un bebé, dar la clave para estafar los minicasinos, o simplemente recorrer las calles de San Buena a media noche gritando ¡Ayuuuda me están matando!, son algunas de las travesuras que han marcado la infancia de José Luis Vélez Ramírez y al mismo tiempo le han abierto un espacio para ganarse la vida.

Tal vez su nombre de pila no significa nada y tampoco a los más de 333 mil suscriptores de su canal de Youtube, pero todo cambia cuando hablamos de “Dororock”.

Con apenas 21 años, este joven se ha convertido en un fenómeno en su canal de Youtube, es orgullosamente de San Buenaventura, y desde su plataforma y muy pausado estilo de contar sus anécdotas, se ha ganado la simpatía de quien lo conoce.

Su nombre de Youtuber, nace de la mezcla de Doritos y Rock, fusión que le ha traído reconocimiento no solo en Coahuila, sino en otros estados donde ha incluso realizado convivencias con mucho éxito entre sus seguidores.

“Dororock” Comenzó subiendo videos como pasatiempo, hasta una noche de diciembre del 2015, cuando en unas horas, su número de suscriptores se multiplicó por miles a raíz de un video y de ahí tomó la decisión de hacerlo de manera más constante y no solo como un hobbie.

Uno de sus videos más famosos fue aquel relato de una ocasión que por no vender un celular, decidió subir una foto de un bebé a un grupo de Facebook ofreciéndolo en venta, lo que a la postre ocasionó un escándalo que salió en medios estatales, nacionales e incluso de Estados Unidos como Primer Impacto.

Sus videos han logrado muy buena respuesta de sus suscriptores.

“Estaba en secundaria y fue una broma que se salió de control, subí la foto de un bebé a un grupo de ventas y lo puse a la venta por 30 mil pesos, pero no les cayó muy en gracia y hasta los judiciales vinieron a la casa a buscarme, por eso les digo no bromeen con eso”, señala entre risas.

Dedicarse a crear contenidos para youtube no es gratis, ya que a medida que el canal cuenta con suscriptores y los videos son reproducidos, logran monetizarlos por la venta de publicidad y eso le genera ingresos para el autor que pueden ser desde ridículos, hasta muy, pero muy importantes.

Recuerda que la primera paga que recibió de Youtube fue de 20 centavos, cantidad que parece mínima, pero que lo llenó de emoción y lo motivó para seguir creando cosas que a la gente le interesan.

“En la medida que fui ganando dinero, me lo gastaba en cualquier cosa, después decidí ahorrar y comprar equipo para mejorar mis videos, editarlos y lograr mejor presentación, aunque lo más importante es la imaginación y el contenido”.

Esos ingresos le permitieron dar el enganche para la compra de una camioneta y sueña que al igual que otros “youtubers” nacionales, poder contar con un estilo de vida más desahogado.

Su colección de “bebés” son infaltables en sus videos.

“Trabajar en algo que te gusta trabajar es como si no trabajaras. Estaba estudiando Ciencias de la Comunicación, pero me quitaba mucho tiempo y empecé a bajar mis estadísticas, por eso decidí por ahora dedicarme de lleno a crear videos”.

Aunque para muchos ser youtuber no sea una forma segura de ganarse la vida, considera que:

“Entiendo que para muchos su sueño sea terminar una carrera graduarse y ejercer, para mí es el de ser youtuber, crear contenido y captar más seguidores, afortunadamente lo estoy logrando y se siente bien “cool” que la gente te diga que estaba triste pero que al ver tu video logré sacarles una sonrisa”.

A la fecha ha realizado tres convivencias en Saltillo, Monterrey y Chihuahua, una para celebrar cada 100 mil suscriptores a su canal que muy pronto llegará a los 400 mil, pero su meta sigue siendo rebasar el millón y codearse con los grandes del ramo para que sus videos puedan llegar a más personas y cuenten con una mejor monetización.

Y es así como lo que comenzó como un hobbie se ha convertido en una forma de vida para José Luis, mejor conocido como “Dororock”.