Cuna de la religión

Aquí nacieron los primeros católicos.

El sonido de las tres campanas de la parroquia San Francisco de Asís generan un ambiente de paz y tranquilidad, esa que se necesitas en momentos de tribulación.
Esta parroquia es un testigo de la época de la Colonización y Evangelización Cristiana, es uno de los destinos turísticos religiosos más representativo de la ciudad.
El material con el que fue construido el techo y que persiste desde sus inicios es uno de los característicos de la época colonial o del virreinato, se sostiene con vigas y destacan sus ligeros adornos y en el interior aloja un precioso retablo barroco con lámina de oro.
El recinto se erigió en piedra en el año 1700 gracias a los esfuerzos de Fray Juan Larios. En el interior aloja un precioso retablo barroco con lámina de oro de 24 quilates.
Año con año, el 25 de Septiembre se realizan actividades religiosas y culturales que culminan en una popular fiesta llena de música, luz y color en conmemoración del Santo Patrono.