WASHINGTON

El presidente Donald Trump ofreció asistencia federal al gobierno de Florida, tras el suceso armado ocurrido esta tarde en una escuela en el condado de Broward.

El presidente habló con el gobernador (Rick) Scott, de Florida, y ofreció asistencia federal si es necesaria”, indicó la vocera presidencial Sarah Huckabee Sanders en una declaración escrita.

Dijo que, de manera adicional, la secretaria de Seguridad Interna (DHS por sus siglas en inglés), Kirstjen Nielsen, habló también con el gobernador y otros funcionarios estatales y locales tras conocerse los hechos ocurridos en una secundaria del condado de Broward, ubicado al norte de Miami.

El gobernador, la secretaria y otros funcionarios de la administración continuarán informando al presidente”, indicó Sanders, quien anunció además la cancelación de la rueda de prensa regular, que estaba prevista para las 14:30 horas locales.

Fuentes oficiales en Florida señalaron que el suceso dejó “múltiples víctimas mortales”, aunque no se han precisado cifras.

Hay numerosas víctimas fatales, es una situación horrenda”, comentó el superintendente del condado de Broward, Robert Runcie.

Es un día espantoso para nosotros”.

Por su parte, la jefatura de policía del condado de Broward tuiteó:

Hasta el momento tenemos al menos 14 víctimas. Se siguen transportando víctimas al Broward Health Medical Center y al hospital Broward Health North”.

Para posteriormente tuitear a nombre del Sheriff Scott Israel que la escena era “catastrófica”.

La cadena CNN, conforme a sus fuentes, publicó que hay dos muertos, hasta el momento.

El comunicado de la policía no dio detalles sobre las víctimas o sus lesiones.

Un hombre armado abrió fuego en una escuela secundaria de Florida, para luego ser detenido por la policía.

El ataque en la secundaria Marjory Stoneman Douglas en Parkland, a unos 72 kilómetros al norte de Miami, ocurrió poco antes de que terminara la jornada diaria.

La escuela fue cerrada y algunos estudiantes se escondieron en las aulas mientras la policía buscaba al pistolero.

El sospechoso detenido, según medios locales, tiene 18 años y fue estudiante de la institución educativa que atacó.

La escuela tiene aproximadamente 3 mil 100 estudiantes, según datos federales.

El gobernador de Florida, Rick Scott, escribió en Twitter que ha estado en contacto constante con las autoridades locales sobre el incidente.

Este suceso es el más reciente de una serie de ataques mortales en escuelas de Estados Unidos; un atacante de 15 años mató en enero a dos estudiantes en una escuela secundaria de Benton, Kentucky.