Los féretros fueron trasladados posteriormente al panteón Santa Rosa, de esta ciudad

MELCHOR MÚZQUIZ, COAH.- Cuando el reloj marcó las 15:00 horas de la tarde de ayer, los féretros con los restos mortales de quienes en vida respondieron a los nombres de Candelaria y Rosa Obregón Castillo y María Elena Sánchez Buentello, fueron ingresados a la iglesia Santa Rosa de Lima, donde se ofició la misa de cuerpo presente en su memoria.
La sociedad en general, aún conmocionada por este artero crimen que privó de la vida a tres personas de la tercera edad, se aposentaron en el exterior de la iglesia para observar el cortejo, en tanto otros feligreses escucharon la misa oficiada por los sacerdotes Pedro Luis Soto Huerta y José Manuel Aranda Valdez.
Posteriormente, los ataúdes fueron puestos en las carrozas que trasladarían los cuerpos al panteón Santa Rosa, donde descansarán las almas de estas personas, a quienes les arrancaron la vida de tajo.
Entre comentarios, la ciudadanía expresaba su sentir, su tristeza, por este hecho de inseguridad que ahora enluta no solamente a tres familias, sino a la ciudadanía en general.
Exigimos justicia, que se esclarezcan estos hechos y paguen con cárcel los responsables, mencionaron algunos de los familias de las víctimas, al momento en que sollozaban por la irreparable pérdida de tres indefensas, mujeres que murieron a manos de dos delincuentes.