DE BUENA FUENTE

PUBLICIDAD

Se les chispoteó

El chiste puede que se cuente solo, pero lo malo es que no es chiste, y ayer fue evidente la falta de operadores políticos responsables en la Secretaría de Gobierno.

El gobernador Miguel Ángel Riquelme canceló su asistencia a la inauguración de un importante parque solar en Viesca, debido a la manifestación de un grupo de trabajadores, inconformes con el pago de la empresa constructora responsable de la obra.

En primer lugar, el problema es entre particulares y el Mandatario Estatal nada tiene qué ver con las pugnas entre empleados y directivos de la compañía.

Pero desde la Secretaría de Gobierno debieron anticiparse a la detección del problema, y notificarlo a la oficina correspondiente para aplazar la inauguración y evitarle conflictos al ocupante del despacho principal en Palacio Rosa.

La apresurada cancelación de la asistencia de Riquelme Solís al citado evento, indica que los operadores del Estado ni enterados estaban del problema y les pasó de noche prevenir el desaguisado.

Extraña que lo anterior ocurra, pues los subsecretarios Rogelio Ramos Sánchez, Alberto Aguirre y el paisano Víctor Gumaro, son duchos en la detección y desactivación de problemas políticos y sociales.

Por lo pronto, el secretario de Gobierno Chema Frausto, debe ponerse las pilas para lograr que este penoso asunto sea el primero y último de su gestión.

 

Después de todo, no siempre serán asuntos de socialité.

Primera llamada, primera llamada.

Los sesentones…
Ahora que están de moda los comparativos electorales con los deportivos, es evidente que el equipo de Morena, tiene entre sus candidatos a políticos más longevos, que el resto de participantes.

Sepa usted que el candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador, frisa los 66 años, el aspirante coahuilense a Senador, Armando Guadiana Tijerina, también le pega a los 60 y tantos años y Manuel Bartlett Díaz, nació en 1936.

El panista Ricardo Anaya tiene 38 años, y el aspirante del PRI, José Antonio Meade, aún no llega a los 50.

La selección de la Esperanza de México, parece más bien, un equipo de patriarcas en el ocaso, pues difícilmente tendrán algo qué aportar al país, compuesto en su mayoría por menores de 40 años.

Imagine a Guadiana Tijerina, que en su primer día de sesión senatorial, pida una almohada para dormir a gusto.

Juntos son dinamita.
El candidato del PRI al Senado de la República, Jericó Abramo Masso, sumó a su equipo de trabajo, a Marco Morales Muller, un joven y experimentado operador político, con altos índices ganadores.

Vivillo desde chiquillo.