DE BUENA FUENTE

PUBLICIDAD

El escándalo de los sacerdotes pederastas, protegidos por el obispo Raúl Vera López, ya estalló y el control de daños se antoja difícil de pronosticar

El obispo saltillense durante meses logró ocultar los nombres de los presbíteros violadores, bajo el amparo del secreto de confesión y la promesa de respetar las investigaciones judiciales.

Y cuando en el imaginario popular se habló de dos o tres representantes fallidos de Cristo, un ex seminarista abusado sexualmente, devela que son 18 padres involucrados en prácticas insanas.

El homosexualismo sacerdotal, de por si es grave, pero mayor pecado es la violación de jóvenes por formadores espirituales, al servicio de una religión.

Don Raúl Verá López nunca estuvo a la altura de su responsabilidad cristiana, y ocultó su silencio cómplice, abanderando causas sociales en México y el extranjero, mientras la lujuria y amancebamiento salpicaban recintos sagrados.

Hay gente que afirma conocer de casos de sacerdotes que utilizaron el templo católico para sacrilegios inenarrables, por su malignidad.

En esta Semana Santa, fray Raúl Vera, deber hacer un severo acto de reflexión y renunciar al cargo, por pecados de omisión, mentira, y fornicación, entre otros.

Lo que es del César al Obispo, porque de Dios, Vera López no tiene nada.

¿Eres tú Carlos?
Según recientes encuestas, el Partido Revolucionario Institucional tiene seguro el triunfo en la capital coahuilense, con su candidato Manolo Jiménez.

Tal vez por esa situación el aspirante del PAN a la alcaldía saltillense, Carlos Orta, comienza a ver con buenos ojos, una posible regiduría, y desde ahí catapultarse para una diputación local.

Carlos tiene un diagnóstico claro de lo que dejó de hacer como alcalde Isidro López Villarreal, y del costo político que representa, ante el gran trabajo realizado por Manolo Jiménez, en los primeros 100 días de su gobierno.

Otra cosa que Orta Canales no olvida, son las agresiones y humillaciones que le recetó la ex jefa de gabinete municipal, Esther Quintana, hoy candidata a Senadora, que cada que lo ve, le pide apoyar su campaña.

Que le dijo el ganso a la gansa?

¡Ven, ganza!

¡Qué padre!
El ex alcalde de Piedras Negras, Fernando Purón, dio ayer a conocer que ya es papá, con el nacimiento de su hija, producto de su matrimonio con Cinthya Villarreal.

El actual candidato a diputado federal se encuentra feliz y seguramente la bebita, trae torta bajo el brazo.