Y dónde está el alcalde

Es innegable que los alcaldes que buscan ahora la reelección llevan clara ventaja sobre sus adversarios electorales, simple y llanamente, porque aquellos inician campaña hasta el 30 de abril próximo .

Los ediles no tienen la culpa de aprovechar un resquicio legal que les permite hacer campaña, y laborar como primera autoridad de sus respectivas ciudades.

La ley los obliga también a solicitar licencia a sus cargos, el próximo 29 de abril, y designar un alcalde provisional, mientras transcurren las campañas y se realiza la elección, el 1 de julio.

Manolo Jiménez, en Saltillo, Jorge Zermeño, en Torreón, Alfredo Paredes, en Monclova, Sonia Villarreal en Piedras Negras, y Roberto de los Santos, en Acuña, tendrán que retirarse de las alcaldías y jugar de igual a igual con sus rivales políticos.

Sus sustitutos deberán ser personas con probada lealtad para evitar caer en la tentación del fuego amigo.

En estos tiempos, la lealtad es un valor poco apreciado, a menos que vaya acompañado de una buena untada de mano.

¿Quiénes serán los elegidos?

Duele, pero es cierto

En la cena realizada el pasado lunes en la residencia de la candidata del PRI a la Alcaldía de Monclova, Lulú Kamar, quedó claro que no todos jalan parejo, según lo expuesto por el delegado especial, Chema Frausto.

A la reunión no asistieron todos los que son, pero en casos como Lupita Oyervides, se disculpó por cumplir con tareas legislativas.

Ricardo Saldivar y Pablo González, tampoco asistieron, y se ignora si dieron una explicación al respecto.

Lo cierto es que cuando en el PRI hay unidad, siempre resulta vencedor, y ese fue el mensaje central entre los asistentes, que se comprometieron a evitar simulaciones.

El PRI tiene una excelente candidata, y eso siempre dará ventaja.

Palo dado…

El Dios Tláloc se apiado de la sierra de Zapalinamé y ayer cayó una pertinaz llovizna en la parte sur de Saltillo, que de algo sirvió para disminuir el incendio en esta serranía.

Ayer también, tres de los cinco jóvenes detenidos como causantes del siniestro, recuperaron su libertad.

Seguramente, los otros dos, lo harán en las próximas horas, pues es difícil configurarse un delito, sin haber sido detenidos en flagrancia, según dicen los que saben de leyes.

Veremos y diremos.