En la 70 Asamblea Anual Ordinaria, Canacero señala el riesgo comercial si no se adoptan decisiones similares a las de Estados Unidos; integran Máximo Vedoya y Alonso Ancira nueva directiva.

Ciudad de México.- En el curso de su 70 Asamblea Anual Ordinaria, la Cámara Nacional de la Industria del Hierro y del Acero, Canacero, planteó a la Secretaría de Economía la necesidad de que México replique medidas similares a las adoptadas por Estados Unidos ante el problema de la sobreproducción siderúrgica y el comercio desleal.
Presente en la reunión, Ildefonso Guajardo, secretario de Economía, señaló que el Gobierno Federal es receptivo de la preocupación y los planteamientos de los empresarios del acero, y ha venido trabajando para enfrentar la nueva situación generada por las políticas estadounidenses, y en estos momentos estudia cuál es el nivel de arancel que se mantendrá.

Durante la Asamblea se procedió a la renovación de la directiva camaral y por unanimidad se designó como presidente al ingeniero Máximo Vedoya, a su vez presidente ejecutivo de Ternium, y como vicepresidente al licenciado Alonso Ancira Elizondo, presidente del Consejo de Altos Hornos de México.
En representación de las empresas y ante el Secretario de Economía, Vedoya sostuvo que el Gobierno Federal debe adoptar una política de salvaguarda similar a la de su principal socio comercial, ampliando el arancel a toda la cadena de productos siderúrgicos y elevándolo al 25 por ciento, con excepción de aquellos países que tienen tratado comercial con México.

Señaló asimismo que si Estados Unidos decide imponer aranceles a México después del 1 de mayo -fecha señalada por el presidente Trump para decidir si nuestro país se mantiene fuera de la medida- aquí se debe aplicar una reacción espejo, con iguales aranceles para los productos provenientes del vecino país.
El licenciado Ancira expresó que con los aranceles del 15 por ciento, México se adelantó a tiempo a la problemática y ahora debe elevar la tasa y sostener una política de control, a fin de evitar que el acero no ingresado a Estados Unidos lo haga a nuestro país, para desde aquí triangular al mercado vecino, agravando la problemática.

“Si se actúa en consecuencia y se cuida el mercado regional, la siderurgia mexicana tiene grandes posibilidades de elevar su producción y crecer, en nuestro caso con la generación potencial de unos mil empleos adicionales a los actuales”, indicó.
Ambos directivos concordaron en la necesidad de cuidar y fortalecer el mercado trinacional en el seno del TLCAN y apuntaron que en el comercio de acero con México existe un superávit de más de dos mil millones de dólares anuales en favor de Estados Unidos, por lo que de aplicar aranceles a nuestro país los principales afectados serían los productores de USA.

Asimismo, sostuvieron que en conjunto con el Gobierno, la Canacero continuará la labor a nivel internacional para lograr que China reduzca su capacidad, termine con los subsidios y prácticas desleales y se sume a una conducta comercial de economía de mercado, para poner fin al desorden que ha generado a nivel global.