Con la advertencia de decomiso de autos sin placas e incluso “chuecos”, Roberto Díaz, administrador fiscal estuvo ayer en Monclova para promover los estímulos fiscales vigentes solo en agosto.
Sentenció que los operativos de decomisos estarán vigentes todo el año y en caso de los autos “chocolates” que sean retirados, ya no serán entregados. Pasan a propiedad del Gobierno, porque asegura, así lo marca la ley.

“Al menos 90 de los vehículos que han sido decomisados por la Administración Fiscal General han pasado a propiedad del Estado para utilizarlos en las labores de las dependencias, mientras que el resto han sido vendidos como chatarra”, afirmó.
Hasta el momento el 53 porciento del padrón vehicular en la región Centro ha cumplido con su pago de impuestos vehiculares, un 43 por ciento es el que se encuentra en rezago de pagos. Los estímulos fiscales activos son de 3 mil 500 pesos de pago mas recargos solo en este mes de agosto, las licencias de manejo actualmente están con un 50 por ciento de descuento es decir usted solo pagará 300 pesos.
Los cambios de propietario y las bajas son trámites gratuitos y para sacar placas del Estado a coches de otra entidad federativa, ellos solo pagarán mil 200 pesos.
“El SAT ha clasificado a Coahuila como primer lugar nacional en cuanto a eficiencia recaudatoria, la gente tiene que aprovechar estos estímulos porque después los operativos serán muy intensos y no habrá más prorrogas”.
La semana entrante aseguró que se enviarán cartas de invitación para que los morosos pasen a pagar, en la misma se les estipula cuánto es su adeudo y con cuánto pueden liquidarlo.
Las sanciones para los autos extranjeros ascienden de los 80 hasta los 100 mil pesos, “esto es un negocio redondo ellos se llevan entre 50 y 60 millones de pesos al año sin hacer nada más que elaborar un padrón.
En lo que va del año se han decomisado 70 automóviles extranjeros y 180 nacionales.

Vehículos decomisados han pasado a propiedad del estado

“Al menos 90 de los vehículos que han sido decomisados por la Administración Fiscal General han pasado a propiedad del Estado para utilizarlos en las labores de las dependencias, mientras que el resto han sido vendidos como chatarra”.