Elementos preventivos detuvieron a Guadalupe Quintana Martínez por haber entrado a un domicilio ajeno.

Por defender su casa y a su familia de un ratero que se metió a media noche, un vecino de la colonia Otilio Montaño fue detenido y consignado ante el Ministerio Público, junto con el verdadero delincuente.

Fue cerca de las 00:00 horas, cuando en la base de la guardia de la Policía Preventiva se recibió un reporte en el sentido de que en la privada Cuatro número 250 de la colonia Otilio Montaño, un sujeto se había metido a la casa y lo tenían sometido.

Al llegar, elementos municipales de la unidad 126 fueron interceptados por una mujer que se encontraba enmedio de la calle señalándoles que en el interior de su casa estaba su marido y tenía a un tipo que entró de repente cuando estaban cenando.

Carlos Alberto Solís Navarro de 33 años de edad, tenía sometido a un sujeto totalmente ebrio y presentaba una herida en la cabeza, así como sangre en el rostro.

El dueño del domicilio allanado manifestó que, al estar en la cocina cenado en compañía de sus hijas y su esposa, de pronto se abrió la puerta de golpe y vio entrar a un sujeto que asustó a sus hijas.

De inmediato se abalanzó contra el invasor al que le puso una tremenda felpa para que no le quedaran ganas de andar de ratero.

El malandro se identificó como Javier Guadalupe Quintana Martínez de 26 años de edad, vecino de la calle Los Pinos número 1900 de la colonia 288.

Al final el juez de control consignó a los dos sujetos al Ministerio Público, uno por allanamiento de morada y el dueño del domicilio por lesiones para que fuera esa dependencia quien se encargara de la situación de ambos inculpados.