‘Dejan morir’ a niña en IMSS

Nunca tomaron en serio sus padecimientos; desde el jueves se quejaba de dolores hasta su repentina muerte dentro de la Clínica 7, solo tenía 15 años
PUBLICIDAD

En un nuevo caso de negligencia médica que exhibe la podredumbre del IMSS, la mañana de ayer murió la joven Katia Jatziri Cruz Delgado de 15 años de edad, luego de haber ingresado a la Clínica 7 víctima de fuertes dolores en el estómago.
Su madre Gabriela Delgado interpuso una demanda ante el Ministerio Público exigiendo justicia, porque personal médico del IMSS nunca tomaron en serio los padecimientos de su hija.

Ningún doctor la atendió ni le hizo caso en toda la noche que estuve pidiendo ayuda”
Gabriela Delgado,
madre de la menor.

El jueves por la tarde la joven de 15 años de edad se quejaba de un intenso dolor en el estómago y fue llevada a la Clínica 86 del Seguro Social de la colonia El Mirador, donde se le aplicó diclofenaco para luego regresarla a su hogar en la colonia Chinameca. El dolor persistía y hasta la tercera ocasión que la menor llegó a la clínica fue cuando se tomó la decisión de llevarla a la Clínica 7.

La familia llegó a las diez de la noche al nosocomio y fue hasta la una de la mañana cuando las enfermeras la pasaron y la conectaron a un suero, dejándola a su suerte durante la madrugada. Katia se quejaba con su madre Gabriela Delgado García porque no sentía sus piernas.
Ella se las pellizcaba para corroborar la falta de sensibilidad; cuando orinaba salía sangre al igual que de la boca, pero ni eso hizo inmutar a médicos o enfermeras.
“Ningún doctor la atendió ni le hizo caso en toda la noche, estuve pidiéndoles ayuda pero me ignoraron, fue hasta las diez de la mañana cuando la bajaron para realizarle el TAC y después me dice el enfermero que mi hija bronco aspiró, cuando la volvieron a subir ya estaba muerta. Nunca le hicieron nada y solo decían que el dolor y que no sintiera los pies se le quitaría con el suero, fue mentira”.

El certificado médico que le entregaron a su mamá decía que la causa de la muerte fue por una perforación abdominal, la familia quiere que el Seguro Social o la funeraria realicen la autopsia para saber qué sucedió exactamente. La tía de la menor Karla Carrillo Lira, comentó que el personal del seguro no está capacitado para tratar a los pacientes ni a los familiares.

“A mí me dejaron fuera para que no asesorara a Gabriela, no queremos que quede impune porque ya son muchos los casos que han pasado, queremos la autopsia para determinar la verdadera causa de la muerte porque nadie nos supo decir qué paso”, dijo su tía.

Ayer por la tarde su madre y tía acudieron al Ministerio Público para interponer una denuncia por negligencia médica, dijeron, Katia era una niña sana que no había sufrido por alguna enfermedad antes del dolor en el estómago.