Con solo un pedazo de carboncillo en la mano, Jorge Palacio, artista monclovense, logra dibujar de una forma casi  fotogénica los rostros de quienes han tenido la oportunidad de posar para su lápiz

Proveniente de una familia humilde y sencilla, en donde se destacan  valores como el respeto y humildad, Jorge Adrian Palacio González nunca imaginó que tendría un gran don para dibujar.
“Mi primer contacto profesional con el dibujo fue en la secundaria,  ya que en una ocasión en donde se nos encargó una tarea especial me di cuenta que se me facilitaba mucho dibujar, posteriormente me atreví a participar en concursos, en los cuales casi siempre resultaba ganador y fue entonces que me convencí de que esto era lo mío”, señaló el  artista de 28 años.
Desde ese entonces Jorge ha dibujado todo tipo de rostros:  familiares, amigos, famosos y hasta políticos, logrando con esta extraordinaria capacidad pagar sus estudios y ser un apoyo para la economía de su hogar.

“Me emocionaba que mi padre me regalara lápices”
“Dibujar para mí es emocionante, es la virtud de poder plasmar sentimientos con la ventaja de la permanencia, un dibujo o una pintura, cuando es de calidad,  difícilmente se borra, aún con el paso de los años”, comentó.
“Para mí es una gran satisfacción poder crear algo atractivo con las manos. En este caso poder dibujar personas con tan solo un lápiz  o pedazo de carboncillo sin la ayuda de ninguna otra herramienta es muy satisfactorio, y me encanta poder  hacerlo”, agregó.
La respuesta hacia el artista por parte de sus seguidores o público monclovense ha sido muy positiva, les gusta su propuesta, aunque pocos quieren pagar lo que verdaderamente vale.
“Dibujar para mí no representa sacrificio, confieso que llego a tardarme  horas, incluso días para dar por terminado un retrato. Es algo que hago con el corazón, aunque no todos quieren pagar bien por ello, siempre andan regateando. Pero más allá del dinero mi trabajo me causa mucha emoción y sobre todo la grata experiencia de ver a las personas felices cuando les entrego un retrato”, compartió.

“No me considero un gran artista”
Pese a haber sido ganador de concursos de alto nivel y tener el aprecio de un público cautivo muy exigente que admira su trabajo, Jorge no se considera un artista como tal, simplemente un amante del arte.
“No creo considerarme un gran artista como tal, me falta mucho por recorrer y muchas técnicas qué aprender, simplemente el público es el que decide, ellos me buscan y yo los dibujo, para mí basta con que les guste lo que hago”.
Para Jorge, el amor que le tiene al arte se puede llegar a comparar  con el amor que existe entre madre e hijo.
“Entregar un dibujo es como si entregara un hijo, es un cariño y amor muy grande, es algo que nace de mí y que entrego para hacer feliz o agradar a alguien más y que siempre recuerdo”, explicó.
Aunado a sus actividades diarias y a su trabajo poco pagado  como mercadólogo, Jorge se organiza  para dedicarle al arte de cinco a seis horas diarias, tiempo en que se desconecta totalmente del mundo exterior e imagina lo inimaginable.
“Utilizo técnicas basadas en mi propia experiencia, me baso en visualizar el dibujo terminado y a como dé lugar llegar a lo imaginado. No uso técnicas peculiares, utilizo lo que me acomode, he aprendido mucho de mis propias experiencias y errores”.
Actualmente Jorge tiene que dividir el tiempo entre  el trabajo con su pasión ya que espera que con esfuerzo y tenacidad poder alcanzar sus sueños, con ello poder ayudar aún más a su familia, así como ser ejemplo y apoyo para otros artistas de la localidad.
“Me considero una persona sencilla, honesta, capaz de alcanzar metas, una de ellas es compartir una galería a lado de grandes artistas de talla internacional, que cada persona de la localidad pueda tener su propio retrato en casa hecho por mí y sobre todo ser ejemplo para otros artistas”.
Para Jesusita González, madre del joven artista lo más importante es que Jorge se desenvuelva profesionalmente en lo que le guste y que trate de hacerlo  lo mejor posible.
“Jorge sabe que aunque no siempre lo digamos tiene el apoyo de toda la familia,  admiramos la gran capacidad y habilidad que tiene para dibujar, estamos muy orgullosos de él,  solo pedimos que salga adelante y realice grandes cosas al nivel personal como profesional”, expresó.

Por su parte el maestro de arte Jorge Arzola, describió el trabajo del artista como una extraordinaria capacidad para el dibujo que difícilmente se llega a desarrollar en otras personas.
“El trabajo de Jorge,  se puede describir como una habilidad extraordinaria que se caracteriza por dibujar casi de una manera fotogénica rostros de cualquier tipo de personas, en él se puede apreciar el nivel de calidad al cuidar cada detalle en sus trazos”, explicó.

“Dibuja fácilmente la realidad”
Es bien sabido que todo artista tiene una fuente de inspiración y para Jorge Palacio,  su musa es su novia Rosalinda Torres, quien comparte su pasión por el arte.
“Me encanta el trabajo de él, muchas veces he posado para sus trabajos y me sorprende la facilidad que tiene para trasmitir emociones y la realidad, los cuales proyecta a través de lo que pudiera ser un simple lápiz. Es un artista en toda la extensión de la palabra y espero que la gente de Monclova aprecie lo que sabe hacer ya que además lo hace muy bien”, compartió su pareja sentimental.
Aunque no se desanima  y sigue esforzándose para crear su propia galería, Jorge cree que aún falta apoyo en la ciudad para los nuevos y veteranos talentos.
“He participado en eventos culturales de la localidad y creo que aún falta apoyo y reconocimiento, sobre todo a los nuevos talentos, ya que no siempre se cuenta con las herramientas necesarias para echar andar un proyecto, por más bueno que seas en ello, es importante ser respaldado”.
“Yo les diría a todos esos jóvenes o personas que sienten un amor tan fuerte por el arte,  que no lo tomen a la ligera, que sean decididos, que luchen por eso que los mueve y les hace sentir bien, ya que es una forma de vivir. Recordarles que todo comienza con una idea y que se puede convertir en realidad si luchan por ella”, finalizó.

“Me gusta lo difícil, lo fácil lo hace cualquiera”

“Cuando era pequeño me emocionaba que mi padre me regalara lápices”
“Dibujar para mí es emocionante, es la virtud de poder plasmar sentimientos con la ventaja de la permanencia”.
“ Me baso en visualizar el dibujo terminado y a como dé lugar llegar a lo imaginado”
“ Me gustaría que cada persona de Monclova  tenga su propio retrato hecho por mí”.
“Admiro al artista Diego Rivera”
“Me gusta lo difícil, lo fácil lo hace cualquiera”.

El trabajo artístico de Jorge Palacio puede ser apreciado en las redes sociales, en Facebook como GeorgePaint o Jorge Palacio.