Frontera.- Aunado a las pruebas de antidoping a las que tienen que ser sometidos, los concesionarios y choferes de transporte también tendrán que pasar por revisiones físico mecánicas de sus unidades antes de que piensen en un incremento a las tarifas.

Y es que en el Municipio, la Dirección de Transporte y Vialidad ya contempla también llevar a cabo los operativos de revisión para conocer el estado en que se encuentran las unidades que dan el servicio a la población tanto en taxis, unidades colectivas y de transporte escolar.

Como director del departamento, Alberto Gaytán informó que los concesionarios deben primero apegarse a las normas que se aplicaran como la aplicación del antidoping y las revisiones físicas de cada unidad.

Dijo que todo lo anterior se tienen que realizar antes de pensar en incrementar las tarifas, esto a pesar de conocer las alzas en los combustibles y lo complicado que resulta actualmente prestar el servicio de transporte.

Esto lo dijo en base a que casi el 70 por ciento de los usuarios en las unidades colectivas son adultos mayores o estudiantes que pagan una tarifa preferencial y es así donde las ganancias de los camiones se reducen.

Aun con eso, aseguró el funcionario que hoy por hoy no hay que pensar siquiera en un aumento.