Deserción en escuelas privadas

Algunos padres buscan llevar a sus hijos a escuelas públicas y evitar seguir pagando colegiaturas ante la crisis que se está viviendo

La UANE aumentó pagos durante la contingencia sanitaria.
PUBLICIDAD

Algunos colegios y universidades privadas han hecho descuentos en el pago de inscripciones y mensualidades, esto luego de que padres de familia han decidido enviar a sus hijos a escuelas públicas pues siguen pagando colegiaturas muy altas a pesar de que los alumnos siguen en sus hogares.
Durante el mes de marzo, los planteles educativos seguían cobrando de forma normal las colegiaturas de los alumnos durante la cuarentena, la mayoría de las familias pasaban y siguen estando en una difícil situación económica, y poco a poco reúnen la cantidad que deben pagar casa mes, entre 2 mil y 4 mil 100 pesos.

Félix Alejandro Rodríguez Ramos.

Debido a que los alumnos seguirán tomando clases en línea con el fin de evitar la propagación del coronavirus y que miembros de las familias se quedaran sin trabajar o bien, acuden medio tiempo, algunos optaron por hacer promociones y descuentos en los pagos.
En la Universidad de Durango el pago es de 2 mil 500 pesos y lo redujeron a mil 900 pesos, esto resultó benéfico para los estudiantes, sin embargo, algunos optaron por buscar otra universidad porque no les gusta como impartieron las clases algunos maestros.
En el Colegio Guadalupe Victoria el pago mensual era de 4 mil 25 pesos y los encargados dieron la opción de pagar 3 mil 280 pesos, un gran alivio para las familias que tienen a varios hijos estudiando ahí.

“Está difícil el pagar algo que no estamos ganando completo, tenemos a nuestras hijas ahí porque queremos la mejor educación, pero la contingencia no ayuda, si hacen las tareas pero no es lo mismo”, dijo una madre de familia.
En el caso del Colegio La Salle se pagan 3 mil 100 pesos por mes, también por la pandemia del Covid-19 se les descontaron 900 pesos. Un padre de familia indicó que en un grupo de preescolar sacaron a 10 niños para inscribirlos en escuelas públicas.

Aunque la UA de C es de las más económicas, tuvo manifestaciones por aumentar los cobros.

La Universidad Vizcaya realizó una gran promoción para el próximo ciclo escolar, el inscribirse sin presentar examen de admisión con cupo limitado y el 50 por ciento de descuento en la primera mensualidad, en modalidades de 3 años en plan cuatrimestral.
El plantel que sí pensó en la situación económica que vive la región es la Universidad Politécnica Monclova-Frontera, ya que pedirá autorización para que el 70 por ciento de la plantilla estudiantil reciba una beca para el ciclo escolar 2020-2021, solo se permite ofrecerlo al 25 por ciento.

“Tenemos alumnos nuevos que regresaron de Saltillo o Monterrey por la mala situación económica”, dijo Carlos Talamantes.

“Hubo personas que no podían pagar porque sus papás o ellos mismos, se quedaron sin trabajo ya que las empresas donde hacían prácticas y les pagaban, fueron los primeros a los que dejaron ir durante la contingencia”
Mediante redes sociales dieron a conocer el registro para las becas y estas se dispararon, antes había 100 solicitudes y ahora hay 300 solicitudes para revisarlas, se debe a que solo el 10 por ciento puede pagar completo las cuotas. Los beneficiados, pagarían el 50 por ciento, 250 pesos al mes aproximadamente.

Pero no todas las universidades privadas dieron apoyo a los padres de familia, la Universidad Autónoma del Noreste cobra 3 mil 400 por mes, en los casos de los alumnos que tienen diferentes tipos de beca.
“No nos rebajaron nada e incluso, cada semestre nos aumentaban como 500 pesos a la colegiatura, yo empecé pagando como mil 500 pesos con beca del 50 por ciento y ya para salir, con una beca del 45 por ciento, terminé pagando 3 mil 400 por mes. La educación fue deficiente en las clases en línea, los maestros no aplicaban las cosas como eran y nos respondían a la hora que querían”, explicó la alumna Dafne.

Una de las universidades más accesibles para los estudiantes es la Universidad Autónoma de Coahuila, pero también tuvo manifestaciones de jóvenes al no estar de acuerdo con los pagos de reinscripción y nuevo ingreso, -4 mil 326 y 4 mil 893 pesos-.
En la ciudad de Saltillo, los alumnos levantaron la voz y pidieron el 80 por ciento del descuento en los pagos y que les dieran más tiempo para poder pagarlos en partes, también solicitaron al rector Salvador Hernández Vélez que se les redujera el salario ya que su labor de las clases en línea dejó mucho que desear.

Será la próxima semana cuando el consejo universitario decidirá qué nuevos cambios se harán para el beneficio de los estudiantes, siendo más del 20 por ciento los que tienen problemas económicos.
El director de la Facultad de Ingeniería Mecánica y Eléctrica (FIME), Carlos Talamantes, expresó que desde el ciclo escolar pasado, se inscribieron muchos alumnos que estudiaban en Saltillo o Monterrey ya que las familias no pudieron costear sus estudios y rentar una casa.

El colegio Guadalupe Victorio redujo casi mil pesos en los pagos.

“Afortunadamente para la facultad, tendremos a más alumnos y tratamos de ayudarles para que nos paguen en partes porque conocemos de la situación que se vive desde antes de la pandemia, y debido a que nuestros alumnos requieren también de clases presenciales, solicitamos a las autoridades que los dejen asistir en grupos pequeños a los talleres, para tener sus estudios completos”, dijo.

Respecto a los alumnos de nivel básico que podrían cambiarse de instituciones privadas a pública, el titular de Servicios Educativos en la región, Félix Alejandro Rodríguez Ramos, señaló que hasta la fecha solo 15 padres de familia solicitaron cambios.
“La próxima semana cuando se habilite el sistema, revisaremos con la estructura educativa, si hay espacio donde los padres están solicitando o bien, que les podemos ofrecer que esté cerca de su domicilio o trabajo y empezamos a acomodar a la población educativa”.