NUEVA YORK

Donald Trump tuvo una relación extramatrimonial con una exmodelo de Playboy antes de entrar en la política, y sus aliados emplearon sobornos económicos y acuerdos legales para mantener las informaciones fuera de los medios.

Así lo aseguró un artículo publicado en la revista The New Yorker por el periodista Ronan Farrow, uno de los primeros escritores que informó sobre las acusaciones de abuso sexual contra Harvey Weinstein.

Karen McDougal tomó notas a mano sobre la relación que, según dijo, comenzó en 2006, cuando Trump, casado desde hacía dos años con la actual primera dama Melania Trump y padre de Barron, grabó un episodio de su reality show El Aprendiz en la Mansión Playboy.

American Media está dirigida por David Pecker, quien sería un amigo cercano del magnate republicano.

La exmodelo habría recibido un pago de 150 mil dólares de American Media, Inc., la editorial de National Enquirer, por su historia, la cual nunca se publicó.

Según varios exempleados, el máximo responsable de la publicación, David Pecker, es un amigo personal de Trump y la táctica de pagar por una exclusiva simplemente para taparla es algo habitual en su negocio.

Farrow comentó en NPR que el acuerdo ilustra la influencia que las publicaciones de Pecker tienen sobre el presidente en ejercicio.

Ellos saben dónde están enterrados los cuerpos”, dijo Farrow.

Siempre pidió carne y puré de papas en estas reuniones y se ofreció a pagarle después de la primera vez que tuvieron relaciones sexuales, dinero que ella rechazó, conforme a dichas notas.

The New Yorker publicó que obtuvo notas de McDougal que detallaban cómo visitó a Trump en el Beverly Hills Hotel durante un período de nueve meses en 2006 y 2007, poco después de que el magnate neoyorquino y la actual primera dama se casaran y su hijo acababa de nacer.

Según McDougal, el ahora mandatario le reembolsó en varias ocasiones gastos de viajes, pero siempre asegurándose de que no quedaran pruebas.

No hay rastros de papel con él”, escribió la exmodelo en el documento difundido.

En 2016, durante la campaña electoral que terminó con la victoria del candidato republicano, McDougal se puso en contacto con agentes para tratar de vender en exclusiva su historia.

Los derechos fueron finalmente adquiridos por National Enquirer, que pagó y optó por no publicar nada.

El relato de McDougal se suma a los de otras mujeres con las que supuestamente Trump ha tenido relaciones pese a estar casado.

La historia de McDougal tiene similitudes con las recientes informaciones sobre el pago de 130 mil dólares que hizo el abogado personal del actual presidente de Estados Unidos, Michael Cohen, antes de las elecciones de 2016 a Stephanie Clifford, una actriz porno que aparece en pantalla bajo el nombre de Stormy Daniels.

Esta es una historia antigua que es sólo una noticia falsa más. El presidente dice que nunca tuvo una relación con McDougal”, afirmó un portavoz de la Casa Blanca a The New Yorker en un comunicado.