Vivir con diabetes es un detonante para la aparición de otras enfermedades, tales como insuficiencia renal, retinopatías, pie diabético, hígado graso, impotencia sexual, entre una lista interminable de comorbilidades.

¿Es posible vivir con diabetes y sin llegar a tener “otros problemas”? La verdad es que si, y con una excelente calidad de vida. Pero debemos conocer los pilares del tratamiento antidiabético, los cuales son tres: la dieta, el ejercicio y los fármacos. Todos olvidamos los dos primeros, y tratamos de compensar nuestros excesos de comida con otra “pastillita”, al cabo si una es buena, dos son mejores; vivimos en nuestro mundo en donde una rebanada extra de pastel con refresco light, lo compensa una dosis extra de medicamento, y no pasa nada, cuando realmente si pasa, y pasa mucho.

Nos olvidamos de realizar ejercicio y comer saludablemente. Sinceramente no todos los médicos lo hacemos. Es por eso la necesidad de una medicina desde una perspectiva preventiva. Al momento de que se nos indica hacer ejercicio y hacer dieta, se nos acaba el mundo, y nos hacemos de la vista gorda, pero olvidamos que son los pilares para un excelente control de la diabetes. Al pensar en ejercicio, nos visualizamos que tenemos que estar en un gimnasio o estar corriendo una maratón, esto sería genial, pero pasar de una vida sedentaria a una vida activa, es muy difícil, pero no imposible. Empecemos por pequeños esfuerzos, que sumados en un lapso de tiempo, harán fructífero nuestro esfuerzo, y lo más importante un buen control glucémico. Empecemos por caminar 10 min, dando unas 2 vueltas a la manzana a paso lento. Posteriormente aumentamos los minutos… poco a poco, recordemos que una gota de agua es capaz de romper una piedra, y lo hace por la constancia diaria y el impulso eficaz y efectivo. Poco a poco, salgamos a caminar, y posteriormente a correr… cada uno de nosotros es diferente, quizás usted lo logre en 6 meses, y yo lo logre en un año. Lo importante es que nos pongamos objetivos: en 1 mes caminaré 15 minutos los lunes, martes y miércoles; al segundo mes ya serán 30min. Usted es su propio coach y su cuerpo será el que determine la intensidad. Correr no cuesta, las consecuencias sí.

Por otra parte; la dieta, es una palabra muy complicada, en especial en nuestro ambiente donde imperan las frituras, las comidas rápidas, los antojitos y un sin fin de comida deliciosa pero rica en grasas polisaturadas. Pero realmente todo podemos comer, y no es para que usted se agarre de aquí y ya tenga permitido comer todo. Podemos comer todo, pero respetando las porciones y los requerimientos diarios, ¿Realmente sabemos cuál es la porción que necesitamos? Sí lo sabemos instintivamente hasta cierto punto, y lo que nos hace daño comer en exceso, si usted lo pensó o dudo en comérselo, no se lo coma; chequemos la tabla de información nutricional que viene en cada empaque. Comer es una delicia, pero ¿realmente lo que comemos, nos beneficia? Hacer dieta, no significa comer solamente lechugas y zanahorias; significa comer de todos los grupos alimenticios, balanceadamente y en las porciones que nos corresponden. Pero si estamos acostumbrados a comer de 5 a 6 porciones diarias, y para mañana, me exigen comer solo una porción, pues todos nos vamos a morir de hambre, sin olvidar el dolor de cabeza y el mal humor que nos va a dar. Entendemos esa situación, a la perfección. La meta es comer una porción, pero me como hasta 6 porciones en una sola comida; hagamos esto paulatinamente, día a día, vamos a comer menos, hoy un poco menos que ayer, y mañana un poco menos que hoy, más vale un paso de tortuga firme y eficaz, que un salto de liebre.

La meta es hacer ejercicio y comer bien, el camino es hacerlo poco a poco, para controlar nuestros niveles de glucosa. No olvidemos tomar nuestros medicamentos, y recordarles que no se llaman la pastilla chiquita blanca y la grande con un rayita en el medio, los medicamentos tienen su nombre, seremos diabéticos el resto de la vida, por su cuenta va que memorice sus medicamentos y las dosis. Es tan agradable para un médico que usted conozca y se haga un experto en su enfermedad, ya que esto nos permite un excelente control y nos hace ofrecerle una mejor calidad de vida. Y no se olvide tomar sus medicamentos, acude al médico y realice sus exámenes mensuales de control, y no olvidar que los pilares de un excelente control glucémico y evitar las comorbilidades, son: la dieta, el ejercicio y los fármacos. Recuerde: Es Diabetes, no Diabetis, ni tampoco Azúcar.

Este espacio es de ustedes y para ustedes, créalo y transfórmalo… envía tus dudas y comentarios. Hagamos Medicina Preventiva.
dr.yan.plata@hotmail.com