Diálogo con un exorcista

#ReportajeEspecial Más de 40 años combatiendo el mal en una batalla espiritual por el alma de atormentados. Para leer la nota completa da click al link ---> http://ow.ly/i95e30gfSzn

Posted by Periódico La Voz on Tuesday, October 31, 2017

SALTILLO, COAHUILA.- La eterna lucha entre el bien y el mal ha llevado al sacerdote José Luis del Río a enfrentar al demonio en más de 300 posesiones. A lo largo de su vida sacerdotal ha logrado con la ayuda de Dios, convertirse en uno de los pocos exorcistas autorizados por el Vaticano para realizar exorcismos en Coahuila.

Su historia como soldado de Dios comenzó en 1975 y desde entonces no ha parado. Son muchas sus anécdotas en la liberación de personas endemoniadas, que abrieron su alma al ocultismo y que después fueron poseídos por el mismo demonio.

Su vida pareciera sacada de una película de terror, pero no es así. Desde muy joven comprendió que nació para librar batallas espirituales, y expulsar espíritus inmundos.

“Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar”.

Periódico La Voz fue en busca del sacerdote José Luis del Río, para llevarles a ustedes este fascinante relato.

Comenzamos explicando que el exorcismo es un ritual de liberación, que se practica para expulsar un espíritu maligno, especialmente demonios, del cuerpo de una persona.

Y en este contexto, entrevistamos al sacerdote José Luis del Río, quien ha tenido la oportunidad de encabezar más de 300 exorcismos, muchos de ellos aquí en Monclova donde abunda la práctica de la magia negra, y el esoterismo que abre la puerta a seres demoniacos.

“Se trata de personas que practicaban el ocultismo, hechicería y buscaron hacer pactos con el diablo pero se vieron poseídas por espíritus malignos, un fenómeno paranormal que ha dejado anonadados hasta los más escépticos”, explica.

Entrevistado en su despacho en Saltillo, detalló que las personas que practican el ocultismo, brujería, rituales donde adoran al maligno, a la Santa Muerte, e incluso al Niño Fidencio, con los que tratan de predecir el futuro son los más vulnerables para los demonios, que buscan una “casa” (es decir un cuerpo) para manifestarse.

El padre actualmente tiene 84 años de edad, es oriundo de la Ciudad de México, y ya perdió la cuenta de los encuentros que ha tenido con demonios poderosos que invaden los cuerpos de seres humanos a quienes martirizan con sus constantes manifestaciones.

Dijo que son más de 300 casos de posesiones demoniacas donde ha intercedido para liberar a personas, hombres y mujeres, convirtiéndose en el mayor exorcista de la Diócesis de Saltillo.

Recuerda que durante su estancia en Monclova sirviendo a la Iglesia Santiago Apóstol, le tocó atender su primer exorcismo de un joven llamado Jorge.

“Su familia pidió apoyo y al llegar a su vivienda más de siete personas le sostenían para mantenerlo inmovilizado, de los brazos, las rodillas, la cabeza, el pecho y las manos, las fuerzas extremas de los espíritus que tenía en su interior le daban un poder inmenso muy difícil de controlar”.

Aquí la historia:

“En 1975 me buscaron dos señoras porque tenían un joven que decía ser Satanás, él tenía 15 o 16 años, tenía fuerzas tremendas, yo le llamaba por su nombre, Jorge y decía yo no soy Jorge yo soy Satanás; bendije una veladora, la puse arriba de un ropero, ya con eso no podía abrir los ojos bien, le calaba la luz bendita, le rocié con agua bendita y le quemaba como si le estuviera yo dándole latigazos, me puse delante de él y puse a rezar a otras personas en otra habitación y gritaba ¡cállense el hocico!, la oración le atormentaba, me retaba a mí -no puede conmigo, nunca me va a vencer- yo le dije pero Cristo sí, me sorprendió la respuesta, el me contestó yo lo vendí, como Judas que vendió al maestro por 30 monedas de plata”.

“Juntos hasta la muerte, juntos hasta el infierno, me lo voy a llevar decía, fueron cerca de dos horas de estar batallando con él, luego comenzó a decir, ya me voy, pero voy a volver.

Yo en nombre de Dios le ordené que me dijera a qué hora regresaría, dijo a las 8 de la noche, en ese momento quedó sin fuerzas, fue cuando nos dimos cuenta que el demonio había salido, me besaba la mano y me decía yo no fui, yo no tuve la culpa, sabía lo que hacía el demonio pero él no podía hacer nada”.

Ese mismo día el sacerdote estaba por retirarse de la vivienda, dijo a los familiares que en cuanto pasara algo, le comunicaran y así fue, comentó que no sería seguro que volvieran las manifestaciones a la hora que anunció el demonio, pues este era mentiroso.

“A las 8 de la noche fui a verlo y lo primero que dijo fue: cumplí mi palabra, no soy mentiroso, tenía con él tres citas al día, hasta que el auxiliar del obispo

He encontrado una muchachita con 4 demonios, de 15 y hasta 20 demonios, obligo en nombre de Cristo que me digan la verdad, quiénes son, cuéntos espíritus vienen, dicen nombres que a veces no se les entiende, Misael, Azael, Luzbel o de plano Satanás son con los que me he encontrado”.

Francisco Villalobos escuchó la grabación y autorizó hacer el exorcismo”.

“Cuando el demonio se dio cuenta que iba a hacer el exorcismo, el demonio se fue, no quiso hacerle frente”, manifestó.

Afirmó que Monclova se ha destacado por la práctica de rituales donde se invoca al diablo, por ello un gran número de personas poseídas se detectan en sus sectores.

En un inicio, al sacerdote José Luis del Río le autorizaban el exorcismo para casos contados, fue hasta cuando el obispo Raúl Vera López le dio el nombramiento como exorcista permanente que sigue atendiéndolos en cada lugar del estado.

Recuerda que el caso más fuerte lo vivió en Monclova, donde fieles católicos le presentaron a un hombre que había hecho un pacto con el diablo para obtener dinero y un negocio, cosa que el maligno le dio, sin embargo él se encontraba completamente poseído.

“Fue en la iglesia San Antonio de Padua, había mucha gente agarrándolo, tenía una fuerza impresionante que levantaba las bancas, lo llevamos a la sacristía, comencé a orar, me puse la estola y cuando él veía la cruz, le lastimaba la vista, los demonios no pueden ver la cruz, gritaba horriblemente cuando eché agua bendita, hubo un momento que cayó sin fuerza, en eso pedí a la gente que me dejaran solo para confesarlo, ellos no querían, yo les haría una seña para que me ayudaran si se ponía mal, cuando empecé comenzó con la posesión”.

Se dio cuenta que del pacto que había hecho el hombre con el demonio, le había prometido que le daría una tienda y dinero, el diablo lo tenía encantado por lo que le había ofrecido.

“Le ofreció una buena confesión, hice la absolución de sus pecados y el pacto se rompió, se levantó arreglándose la ropa porque estaba todo desaliñado, dijo tenía dos años que no se sentía tan bien”.

En esos tiempos, el sacerdote tras analizar los casos de exorcismos acudió a la junta de Sacerdotes de la Vicaría de Monclova, a donde llevó una caja de cosas diabólicas, ouijas, amuletos, la Santa Muerte, el Niño Fidencio y aseguró a sus homólogos “en Monclova hay mucho satanismo”.

Y le preguntó Jesús, diciendo: ¿Cómo te llamas? Y él dijo: Legión. Porque muchos demonios habían entrado en él.

Cinco Congresos Nacionales de Exorcismos avalan la experiencia de José Luis del Río; al iniciar el ritual en primera instancia pide la ayuda de Jesucristo contra esos espíritus malignos, también se solicita la intercesión de todos los santos, sigue la renuncia y profesión de fe, se reza el padre nuestro y se presenta el crucifijo, siguiendo la oración suplicativa para pedir a Dios por la liberación del cuerpo.

Al igual que en las grandes cintas de terror, los poseídos se rehúsan a ver, tener cerca un crucifijo, mucho menos soportan el tenerlo sobre el cuerpo, pues quema y piden a gritos que se les retire.

“Para darme cuenta que la persona está liberada les pido que repitan conmigo Jesús es el señor, si está poseída la persona, aprieta la boca, una vez me contestó una mujer, Satanás es el señor y Dios no existe”.

Existen posesiones en donde no vienen uno sino hasta 20 demonios juntos, lo cual hace más fuerte la presencia del mal.

En su experiencia, el exorcista de la Diócesis de Saltillo ha tenido complicaciones para exorcizar a personas con demonios llamados “las potestades, según las jerarquías estos son un tipo de ángeles que están constantemente atareados, se encargan de los nacimientos y muertes de los hombres, así como la de la conciencia y la historia.

“He encontrado una muchachita con 4 demonios, de 15 y hasta 20 demonios, obligo en nombre de Cristo que me digan la verdad, quiénes son, cuántos espíritus vienen, dicen nombres que a veces no se les entiende, Misael, Azael, Luzbel o de plano Satanás son con los que me he encontrado”.

El demonio busca intermediarios para hacer las posesiones, personas como brujos, curanderos, espiritistas, cajitas del Niño Fidencio, gente que dice que tiene dones, también cosas como el manejo de la ouija, cartas del tarot, horóscopos, hechicería, talismanes, imágenes de la santísima muerte e incluso aparatos electrónicos son malos, donde se perciben rituales o se mantiene información del diablo.

Por fortuna el padre que egresó como Químico de la Politécnica Nacional no ha recibido agresiones fuertes de parte de los poseídos que ha exorcisado, no teme a que el demonio haga algo en su contra, pues siempre está junto a Dios, protegido ante toda perturbación.

Debido a que en esta época del año se realizan gran número de rituales satánicos, el representante de la Iglesia Católica recomienda a la población a no abrir puertas de entrada al demonio, en busca de ayuda, conocimientos o poderes de curanderos, espiritistas, brujos, hechiceros, magos y cualquiera que se le parezca ya que se convierten en vulnerables ante el mal.

“Si necesitan ayuda deben de buscar a Dios, es infinitamente más poderoso que todos esos juntos, Él padeció en la Cruz para rescatarnos, busquen la salvación en Jesucristo”

Cabe destacar que una persona exorcizada tiene que tener un seguimiento de su vida espiritual, pues hay casos donde ha regresado el demonio a poseer el cuerpo de su víctima, los sacerdotes encargados de hacer el exorcismo dan pasos a seguir para evitar caer nuevamente en manos del maligno.

“Si necesitan ayuda deben de buscar a Dios, es infinitamente más poderoso que todos esos juntos, Él padeció en la Cruz para rescatarnos, busquen la salvación en Jesucristo”.

“Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar”.

No hay que darle entrada al demonio

Debido a que en esta época del año se realizan gran número de rituales satánicos, el representante de la Iglesia Católica recomienda a la población a no abrir puertas de entrada al demonio.