Fue frente al altar de la iglesia del Buen Pastor en la que la joven quinceañera Diana de la Cruz Daniel, dio gracias a Dios por dejarla llegar a la edad de las ilusiones. De la celebración religiosa fueron partícipes sus padres Servando de la Cruz Rangel y Zulema Daniel Galindo, quienes pidieron a Dios para que la vida de su hija sea siempre llena de bendiciones.

Posterior a la misa de acción de gracias, la guapa festejada arribó del brazo de su padre Servando al salón de eventos en donde la festejada bailó su primer vals. Momentos muy emotivos disfrutaron los asistentes entre quienes se encontraban su hermana Mayra de la Cruz, quienes emocionados ovacionaron la participación de la guapa quinceañera quien agradeció las infinitas muestras de cariño.