La sociedad Mutualista General Miguel Blanco edificio que en un tiempo fue sala de cine.

Frontera.-El edificio que alberga la Sociedad Mutualista General Miguel Blanco, no es un edificio histórico como se contemplaba con anterioridad, el Instituto Nacional de Antropología e Historia manifestó ser una edificación Artística.
En entrevista con el Director de Obras Públicas mencionó que desde el año pasado el edificio fue adquirido por un particular quienes tenían contemplado la creación de un proyecto, pero durante la Administración de Amador Moreno López la construcción fue detenida, al parecer por la falta de permiso de construcción, detalló.

SOCIEDAD MUTUALISTA
“GENERAL MIGUEL BLANCO”
En la estación del Ferrocarril Internacional en Monclova, a los 20 días del mes de marzo de 1905, reunido en un salón particular los señores; Feliz Hernández Bruno García Garza, Zaragoza Jiménez, Cesáreo Aguirre Jesús Herrera, Pablo Aguirre, Plutarco García, Fabián Ríos, Feliz Sáenz, Francisco Luna, Amado de Hoyos, Eugenio Rodríguez, Rafael Garza Peña, Agapito Celestino, Isidro Hernández, Hernando Cuéllar, Gabriel Martínez, Leonardo Dávalos, Tomas Dávalos, Saturnino Martínez, José Reza, Isabel García, pedro Martínez, Silvano Pruneda y Adolfo Villaseñor, todos mayores de edad y vecinos de este lugar, el C. Adolfo E. Villaseñor, haciendo uso de la palabra manifestó que es indispensable disfrutar de los grandes y útiles beneficios que reportan las asociaciones mutualistas, y contestando todos por la afirmativa, se procedió a nombrar la Mesa Directiva que deberá regir los destinos de la Sociedad Mutualista, la que por mayoría de votos, llevará por nombre Sociedad Mutualista General Miguel Blanco y por lema Unión y Concordia.
“Es procedente la solicitud presentada por algunos consocios en el sentido de que deben de admitirse en el seno de nuestra Sociedad Mutualista General Miguel Blanco a las damas para que formen parte de la misma, y por lo tanto esta comisión se permite formular el siguiente dictamen.
Queda establecido el ingreso de señoras o señoritas de reconocida honorabilidad al seno de esta organización.
Toda persona del sexo femenino, al aceptarse dentro de la Sociedad debe cumplir con las obligaciones y deberes que marcan las reglamentaciones en vigor.
De conformidad con el punto anterior, se tendrá especial cuidado de que en cada caso de ingreso, deberán cumplirse los requisitos delineados en el artículo 13 de este reglamento.