Dieta vegana aumenta el riesgo de accidente cerebrovascular

La investigación se basó en el estudio de los datos de 48 mil 188 personas con promedio de edad de 45 años

Archivo
PUBLICIDAD

Las dietas veganas, vegetarianas y pescetarias pueden ayudar a evitar las enfermedades coronarias, pero aumentarían el riesgo de enfermedades cardiovaculares, indica un estudio realizado por la Universidad de Oxford publicadas por The BMJ. Este padecimiento podría estar impulsado por un bajo consumo de colesterol o una baja de ingesta de ciertas vitaminas que se obtienen de alimentos de origen animal.

Los veganos y vegetarianos presentaron más sangrados en el cerebro (accidente cerebrovascular hemorrágico) que quienes comían carne, indica el estudio. La investigación se basó en el estudio de los datos de 48 mil 188 personas con promedio de edad de 45 años, no tenían antecedentes de enfermedad coronaria o accidente cerebrovascular y formaron parte de un estudio de EPIC-Oxford sobre cáncer y nutrición.

El estudio y resultados
Los datos de los participantes en el estudio se reclutaron entre 1993 y 2001. Fueron separados en tres grupos: comedores de carne, pescetarios y vegetarianos y veganos.  En el periodo de estudio se encontró que se presentaron 2 mil 820 casos de enfermedad coronaria y mil 72 casos de accidentes cerebrovasculares y se descartaron factores como fumar o estar en buena forma física.

Estudios anteriores han sugerido que los vegetarianos tienen un menor riesgo de CHD que los no vegetarianos, pero los datos de estudios grandes son limitados y se ha informado poco sobre la diferencia en el riesgo de accidente cerebrovascular.

Los datos arrojaron que los vegetarianos, veganos y pescetarios tenían un riesgo menos de enfermedad cardíaca, pero aumentaron en 20 por ciento más de riesgo de padecer accidentes cerebrovasculares que aquellos que no comían carne.

Los investigadores piensan que este aumento podría estar relacionado con niveles bajos de colesterol y nutrientes circulantes pero necesitan más investigación para identificar las causas exactas.

El estudio fue dirigido por el Dr. Tammy Tong, profesor investigador de la Universidad de Oxford.