Difícil celebrar con su hijo en la cárcel

Estela no puede creer el destino de su hijo Jesús Renson acusado de matar y enterrar el cuerpo de su pareja en una vivienda

El llanto de una madre por un hijo, “En un ratito se echa a perder la vida”, dijo Estela Hernández Olvera.
PUBLICIDAD

SABINAS, COAH.- Este próximo 10 de mayo para la mayoría de las madres será distinto pues no lo celebrarán por la pandemia del COVID-19, pero para Estela Hernández Olvera madre de Jesús Renson Ariel N acusado de feminicidio, será el día más triste de su vida.
Con lágrimas en sus ojos Estela accedió a ser entrevistada por LA VOZ al encontrarse la tarde de ayer en el exterior del Juzgado Penal donde en punto de las 16:00 horas su hijo sería presentado ante el juez penal acusado de feminicidio y ocultamiento de cadáver de una persona con el propósito de ocular un delito, la víctima, su concubina con quien vivió por espacio de 9 años y procreó 2 hijos de 7 y 8 años de edad además de criar a otra menor de 12 años.

En el patio trasero de una vivienda fue localizado enterrado el cuerpo de la madre de familia.

“No me permiten verlo, no sé nada de mi hijo, apenas ayer por la mañana le autorizaron hablar conmigo vía telefónica y lo único que me dijo fue: “Como están mis hijos”, expresó la mujer.
Tal y como fue del dominio público, fue el jueves 30 de abril, cuando el cuerpo de Erika fue localizado enterrado en el patio trasero del que fue su hogar, ubicado en la calle San Buenaventura, Número 163 de la colonia Las Palmas.
El hallazgo lo realizaron elementos de la Fiscalía tras obtener un orden de cateo en busca de la fémina que desapareció el 14 de Julio del año pasado siendo en el mes de septiembre cuando su familia la reportó como desaparecida ante la Fiscalía de Personas Desaparecidas.

La madre de Jesús expresa que su hijo es inocente.

Los cateos se llevaron a cabo en el Fraccionamiento 50 Aniversario, Colonias Las Vírgenes y finalmente en la colonia Las Palmas, fue en dicho lugar durante la tarde-noche del miércoles 29 de abril encontraron los restos mortales de Erika en una bolsa de plástico, cubierta con un cobertor y una sabana en color roja, expresaron vecinos del lugar.
Mencionaron además que el autor intelectual y material de los hechos presuntamente era el concubino de Erika Yaneth, quien tres días antes había sido detenido por la Fiscalía.

Sobre este caso que cimbró a la sociedad sabinense, en conferencia de prensa el Delegado de la Fiscalía, Ulises Ramírez Guillén informó el jueves 30 de abril sobre el hallazgo del cadáver sin revelar más información al respecto para no entorpecer las investigaciones.
Tras lo ocurrido fue liberada la orden de aprehensión en contra de Jesús Renson Ariel de 34 años de edad con domicilio ubicado en la calle Virgen del Rosario, Número 1346 de la colonia Las Vírgenes.
A esta persona se le imputó el delito y fue presentado ayer ante el Juez del Juzgado de Primera Instancia en Materia Penal del Sistema Acusatorio y Oral del Distrito Judicial de Sabinas para vincularlo a proceso.

Este es el hogar donde vivió Erika y su concubino Jesús Renson Ariel.

MI HIJO ES INOCENTE
Minutos antes de iniciar la audiencia, la cual se demoró por espacio de algunas horas, Estela Hernández Olvera expresó: “Mi hijo es inocente”, estoy segura.
Mencionó que se enteró de los hechos luego que detuvieron a Jesús Renson, desde entonces no ha vuelto a ver a su hijo porque no se lo han permitido.
Ayer la mujer se encontraba en el exterior del juzgado penal en espera de ingresar a la sala de audiencia, pero le informaron que no podía entrar ya que ante la pandemia por el Coronavirus no permiten el acceso a familiares de víctimas e imputados.
“Ahí solamente debe de estar el juez y los abogados de ambas partes, es lo que me dijeron, expresó la dama”.

La madre de familia de Erika arribó al juzgado penal.

JESÚS RENSON ARIEL ERA MALTRATADO
“Algunos compañeros de Jesús me llegaron a decir que mi hijo era violentado, golpeado por Erika, incluso ella en una ocasión lo dejó y me dejó a sus tres hijos la niña que procreó con su primer matrimonio y mis dos nietos”, aseveró la madre de familia.
Dijo que su hijo no tiene vicios, “No fuma, no toma, nunca fue una persona violenta, tampoco tiene antecedentes penales y se hacía cargo de sus hijos.

“Él siempre fue quien se hizo cargo de su casa, les hacía de comer a mis nietos, les lavaba la ropa, es un buen padre”, como esposo no sé qué problemas llegaría a tener con Erika, pero a ella sí le gustaba tomar mucho”, dijo Hernández Olvera.
“Yo nunca supe que él la golpeara, le reclamara algo”, señaló la fémina, agregó que Jesús Renson tenía muchos planes para celebrarles a sus hijos el Día del Niño, de hecho, mis nietos siguen esperando que su padre les lleve el pastel como cada año lo hacía.