La suspendieron por infringir las normas y la obligaron a colocarse un pañuelo en la cabeza.

Las autoridades del colegio Mounts Bat Academy, en Reino Unido, suspendieron a una adolescente que se cortó el cabello por completo para donarlo a niños con cáncer.

La asociación que recibió su pelo se llama Little Princess Trust y se dedica a fabricar pelucas para las personas que pierden su cabellera debido a los tratamientos a las que son sometidas.

Sin embargo, los directivos le comunicaron a Niamh Baldwin que su “violación a las normas” tendría consecuencias y la obligaron a colocarse un pañuelo en la cabeza.En respuesta, su madre compartió la historia en Facebook, refiriéndose a la chica de 14 años como “el ser más valiente e increíble”.

Por su parte, la institución educativa recalcó que Niamh, de 14 años, conocía las políticas de la escuela y aún así decidió pasar por encima de ellas y eso ameritaba una reprimenda.