Monclova, Coahuila.- Como parte de la Feria del Libro 2017, Ariel Leviel, conferencista de “Ilustración Literaria”, mostró una serie de imágenes a través de un proyector a alumnos de nivel primaria y secundaria.

Por medio de una charla motivacional se logró enseñar al grupo el proceso de un dibujante profesional, a través de la ilustración literaria entre algunos ámbitos, la ilustración de portadas, comics y pintura artística.

Se les mostró la ilustración literaria desde los estilos que se manejan (lo que ellos puedan dibujar y quieran), hasta algunas formas de hacerlo desde digital, figuras geométricas, la diversidad de estilos y formas de hacer una ilustración inclusive algo de animación.

Uno de los trabajos que se pasan desapercibidos es el del Ilustrador, todos conocen a los escritores que presentan las obras. “Esto fue tratar de traer al ilustrador, aquella persona que hace la portada del escritor que llena el interior del libro y mostrarles a los niños ese trabajo oculto que hay, además es el tiempo que se dedica la obra” mencionó.

LA TRISTEZA SIEMPRE VA A ESTAR AHÍ, SIEMPRE REGRESA.

Moira Bernand, joven de 22 años de edad, muestra a través de una exhibición de pinturas a base de acuarelas el sentimiento de nostalgia. Se incluye un procedimiento con te de hierbas para dar un tono más obscuro.

Basados en cuentos de hadas existentes y algunas imágenes antiguas, su estilo basado en ilustraciones de antes. “Tienen un tono más elegante, recordar todo aquello eran unas épocas mucho más felices a las que vivimos ahora” mencionó.

Así como se incluyen elementos de ilustraciones antiguos también elementos frescos y de moda, como trajes de marinero, los tonos de cabellos extravagantes que usan los jóvenes.

La mayoría de sus pinturas incluyen aves, y los flamingos son de sus favoritos, siempre tratando de poner algo de nostalgia en sus piezas, “siento que si una obra no te trasmite algo no es una obra”.

Recordó hace dos años a una pareja a la cual quiso mucho y este siempre le aseguró que sus sueños nunca se harían realidad y que no llegaría a ser nadie, por lo que demostró lo contrario. “Se siente muy padre ver que mis obras están expuestas”.