Don Marcos Medina rescató como Noé zoológico y aviario

No existe colección más grande y hermosa que la que junto a su esposa mantiene en el patio de su hogar; si no lo conoce , visítelo y no dude en apoyar

“Desde pequeño me gustaban los animales, fue un don que Dios me dio”, declaró Marcos Medina fundador del zoológico y dueño del Aviario y Zoológico Infantil.
PUBLICIDAD

A sus 75 años, Marcos Medina Vázquez ha logrado dejar huella en Monclova y en los corazones de cientos de personas que constatan su amor por los animales. Junto a su paciente esposa Evangelina Pérez Pecina y sin ningún apoyo oficial, mantienen el “Aviario y Zoológico de Marcos Medina” con más de 350 animales.

¿Cómo nació su amor por los animales don Marcos?

Empezó desde que era un niño, siempre estuve rodeado de ellos y empecé a coleccionar palomas mexicanas, las tenía en un ranchito en el ejido Las Coloradas del municipio de Ramos Arizpe y a los años empecé con las crías. Es un don que Dios me dio.

¿Fue director del Zoológico de Monclova, como logró obtener el cargo?

Fue por mi compañero de trabajo en Altos Hornos, César García Valdés, era alcalde y sabía que me gustaba cuidar y coleccionar animales, en 1982 me informaron de mi nombramiento como director del zoológico. Después me pidió hacer una exposición en la plaza principal, pero solo teníamos algunos animales como: un coyote, dos gatos montés, un oso, un mandril “nalgas pelonas” y un águila real.

Decidí sorprender a los asistentes el 1 de marzo con mis propias palomas, los más bellos ejemplares y a todos les fascinó la muestra.

¿Hubo un tiempo que el zoológico se instaló en el Estadio Monclova?

Fue por decisión del ayuntamiento en esos años, tuve mucho apoyo de la ciudadanía que acudía a llevarme jaulas y material como lonas, cartones, botes y metal para acondicionar el área.

¿En qué momento se llevó a los animales a su hogar en la colonia Los Bosques?

Fue en la administración de Salvador Martínez Cantú luego de diez años de haberlo iniciado, el ayuntamiento no contaba con el dinero suficiente para mantener a tantos animales, en ese entonces ya tenía a leones africanos y sus crías. Me los llevé al ejido 8 de Enero pero no pude costear el pago del suelo y decidí llevarlos a mi casa, junto a mi esposa y seis hijos.

En 1993, el alcalde Carlos Alberto Páez Falcón me nombró nuevamente director del zoológico en las nuevas instalaciones de la colonia Barrera.

¿Cuánto tiempo duró como director del zoológico?

Diez años después, mi sueño se vio nuevamente truncado en el año 2004, el mismo día que cumplía años el zoológico me despidió Jorge Williamson Bosque. Pero gracias a mi esposa Evangelina Pérez logré salir adelante y al siguiente año abrí el “Aviario y Zoológico Infantil Marcos Medina”, y adivina quién cortó el listón…el mismo que me despidió.

¿Qué lo animó a continuar con su sueño y convertirlo en lo que es ahora?

El amor por los animales y que las personas conocieran lo maravillosos que son, de cien animales que había para iniciar el zoológico, logré hacer 300 junto con las palomas que ya tenía, además de los leones y otros animales exóticos. Todavía conservo los documentos de todos los años que luche por ese espacio, las fotos con los niños sonrientes y los adultos sorprendidos.

¿Cómo logró obtener tantas palomas, fue a través de contactos?

Lo hice como lo hacen los más grandes zoológicos del planeta: a través de intercambios, donaciones y compras, así conseguí los avestruces.

¿Tiene aves de todas partes del mundo, quiere seguir coleccionando más?

Tengo de Alemania, China, España, Japón, Viena, Inglaterra y mucho más, pero jamás terminaría porque existen más de 400 razas de palomas en todo el mundo, pero no tuve que salir de México ni de mi estado para conseguirlo.

¿Cuáles son los nuevos habitantes del zoológico?

Hace diez días los Bomberos de Monclova me trajeron un águila, al igual que el búho al que curé y lo tengo en una jaula. También me trajeron unas palomas de pelaje blanco muy bonitas y unas ardillas voladoras que serán la sensación entre los niños, además la donación que tiene cuatro años es un halcón peregrino –es de los más veloces con 250 kilómetros en picada y su vista alcanza hasta 2 kilómetros para abajo-.

¿Cómo es posible que ahora haya más animales salvajes en la ciudad?

Es porque habitaban en otra casa y se les escaparon, porque ellos no están tontos y no vienen a la ciudad, por eso fue fácil que los Bomberos los atraparan, porque están mansitos y ya no saben cazar, si los suelto serían cazados.

¿Tiene algún plan para el futuro del aviario o una meta trazada?

Me gustaría tener cincuenta palomas de cada raza para que los niños pudieran introducirse a un corral grande y les dieran de comer, es importante que los niños estén en contacto con los animales.

¿Por qué es tan importante esa interacción?

Porque los animales los ayudan emocionalmente, puede que los niños a su edad quieran tener todo tipo de mascotas pero luego se les pasa, sería bueno que los padres los dejaran tenerlos para que mejoren sus formas de ser y conductas hacia los animalitos.

Dijo que su esposa Evangelina fue importante en todo el proyecto, ¿lo aceptó con toda la colección que tenía cuando lo conoció?

Yo aún trabajaba en Altos Hornos de México en los sesentas, pero yo le decía que no me quería casar porque tenía un vicio, ella pensaba que eran las mujeres, apuestas o el tomar. Cuando le dije que mi vicio eran los animales, me respondió: “Qué tantos puedes tener”.

Le sorprendió mucho cuando le dije la cantidad, pero ahora dice que son una maravilla y prácticamente son como nuestros hijos.

¿Durante todos estos años tuvo algún ayudante aparte de sus hijos?

No y eso siempre ha sido lo difícil porque si tenía mi trabajo en la planta pero luego no hubo una entrada de dinero fija. No solo el hombre debe trabajar, ella hace los conos de dulce y es bien jale, con lo que ella saca hacemos el día a día.

¿Qué es lo más difícil de llevar este zoológico por su cuenta?

Cuando llega la temporada de invierno, no hay escuelas y tenemos pocos visitantes, por eso ella hace los conos luego vamos a venderlos y con eso compramos el alimento para los más de 350 animales.

Por eso cuando yo me muera no quiero que me hagan nada a mí, quiero que le hagan un monumento a mi esposa y darle el lugar que le corresponde por tantos años dedicada a su familia y a sus hijos adoptivos, los animales.

¿Cuánto gasta por día en alimentar a todos los animales?

No todos los 350 comen lo mismo, las aves comen granos, alfalfa, sorgo, trigo, maíz y más, es un platillo único para ellos, así como la pizza para los humanos. Les damos veinte alimentos diferentes como lentejas, chícharos; carne, pollo y pescado para los halcones y águilas; tomate, lechuga y repollo para las tortugas y conejos.

También pacas de alfalfa, alpiste, en un solo bulto diario de 20 kilogramos nos gastamos 160 pesos, solamente para las aves, esto lo compramos cada dos días y es demasiado dinero.

¿También asisten a fiestas infantiles o eventos, cuánto logran obtener de ganancia?

Nosotros cobramos mil 500 pesos por cada fiesta, es poco comparando todo los que nos gastamos por semana o por mes, además que en este mes escasean demasiado y aprovechamos cada oportunidad. Gastamos en gasolina para trasladas a algunos animales pequeños y grandes.

¿Aún recibe apoyo de la ciudadanía para las jaulas o lonas para cubrir a las aves?

Las lonas las compramos a veces, pero en verano se rasgan rápido por el intenso calor y las jaulas, lo hago yo con lo que encuentro o corto botes para las crías de las palomas. Trato de acondicionar el área dependiendo a qué animal pertenecerá, estoy trabajando en el del águila y uno más grande para el halcón y las ardillas voladoras.

También usamos carrizo para los pavorreales pero se gasta rápido y ahorita no tenemos un techo como antes, porque no tenemos los materiales y aparte queremos que aprovechen el sol las aves.

¿Cuál es la mayor satisfacción que le ha dado el aviario?

Que las personas se van contentas de aquí, han venido de todas partes del mundo, desde Estados Unidos hasta Dubai y casi todas la me dicen lo mismo, “que Dios lo cuide muchos años”, y con eso llegaré arriba en el cielo. También el hablarle a los animales, están acostumbrados a mí y a mi esposa y nosotros a ellos, son nuestros segundos hijos.

¿Qué memoria de sus cientos de visitantes lo hace sonreír al recordarla?

Híjole, fue cuando vino toda una familia de Torreón, venía una señora de cien años acompañada de sus hijos, nietos y bisnietos. Me dijo que era su sueño el darle de comer a los avestruces y que no quería morirse sin antes acudir a mi zoológico. Tuve que abrir una parte de la protección para que pudiera estar cerca, por su edad no podía levantar los pies, y de esa forma pudo cumplir su sueño.

¿Las personas son escépticas sobre la seguridad que existe para darle de comer a los avestruces?

Muchos acuden porque sus amigos o familiares les cuentan que les dieron de comer sin tener un solo rasguño, ciudadanos de Monterrey prefieren venir aquí que al zoológico de allá porque los niños les tienen miedo. Aquí les enseño a no tenerlo y que en su lugar, lo cambien por un bonito recuerdo, el cual no logran tener en zoológicos más grandes de Estados Unidos.

Por último, ¿Qué les diría a las personas que están deseosas de empezar su sueño pero no lo han hecho?

Todo se puede lograr cuando se quiere, yo tuve el apoyo de mi esposa y yo no la hubiera hecho solo ni lo podría hacer, hay que saber trabajar en equipo. Son más de cincuenta años los que hemos trabajado y no ha sido fácil pero no me veo haciendo otra cosa que cuidar de mis aves junto a mi esposa.