Duelo de Leyendas, de la amistad al odio en el ring

Interesante plática con dos luchadores consagrados; Súper Muñeco y Súper Pinocho

Ahora tienen una rivalidad.
PUBLICIDAD

Súper Muñeco, Súper Ratón y Súper Pinocho, formaron en 1986 una de las tercias de lucha más memorables, convirtiéndose rápidamente en los ídolos de todos los niños fanáticos de la Lucha Libre. Llegaron incluso a convertirse en campeones mundiales en el año 2013, hasta que la rivalidad los separó en el 2017.

SÚPER MUÑECO Y SU ICÓNICA MÁSCARA

Super Muñeco sigue luchando como independiente.

La ciudad de México lo vio nacer en 1962 y desde pequeño supo que la lucha libre ocuparía un lugar importante en su vida. Actualmente se jacta de tener el récord de ser el luchador que ha ganado el mayor número de máscaras y cabelleras con más de 100 en sus vitrinas.

¿Cómo nació el gusto por la lucha libre?
Nació por mi padre que era luchador, muchos lo conocieron El Sanguinario y mis inicios fueron como Sanguinario Junior hasta 1983.

¿Quiénes fueron tus maestros?
Mi padre fue el principal, Ray Mendoza y muchos más que no terminaría enlistar ya que son demasiados.

¿Súper Muñeco fue un parte aguas en tu carrera?
Si, fue el primer luchador payaso y fue recibido muy bien por los niños que me siguen recordando y que ahora tendrán entre 35-40 años.

¿Qué es lo más gratificante que te ha dado Súper Muñeco?

Tuvo muchos campeonatos en su cintura.

Lo mejor de toda mi carrera es haber desenmascarado a más de 100 luchadores, tengo máscaras de Coco Rojo, Asesino Junior, Cadáver, Tornado Negro, además cabelleras de Herodes y Popitekus, verdaderas grandes estrellas. Tuve muchísimos campeonatos al lado del Santo, Rey Misterio, campeón mundial de tercias y tanto que no terminaría de sacar todo.

¿Qué fue lo más difícil que has vivido en la lucha?
Las lesiones son lo que más me afectaron, pero fueron más mis ganas de salir adelante.

¿Son muchas décadas, Súper Muñeco ya pensó en el retiro?
Claro, como todo hay un ciclo, si lo he pensado, pero solo Dios dirá el momento exacto.

¿Crees que se está perdiendo la afición en la lucha?
Es importante que las nuevas generaciones de luchadores se preparen más para dar un gran espectáculo y de la misma manera que los aficionados no dejen de apoyar la lucha libre mexicana, porque si una arena cierra, es solo por la falta de aficionados.”

Le gusta pelear a lo rudo, aunque le quiten su máscara.

SUPER PINOCHO: NO ME VEO SIN MÁSCARA
Súper Pinocho forma parte esencial de aquella tercia de payasos, su personaje enmascarado estelarizó las carteleras en la década de los ochenta en el Pavillón Azteca.
El luchador nació el 8 de diciembre en 1951 en la Ciudad de México, sus maestros fueron el Fantasma de La Ópera, Cobra y El Diablo Velasco, hoy en día con este personaje tiene 33 años de experiencia y no piensa bajarse del ring.

¿Cómo nació el gusto por la lucha libre?
Como todo joven, veía las películas del Santo, hasta que un día llegué a la Arena Coliseo donde conocí al Fantasma de la Opera y comencé a entrenar en lo que para mí era un mundo de fantasía y termino convirtiéndose en mi vida.

¿Cuáles fueron tus rivales más complicados?

Alguna vez el trío fantasía fue inmortal, hoy no son amigos.

Siempre he pensado que no hay rival difícil, sino que nosotros mismos nos ponemos los límites, pero con entrenamiento y constancia todo podemos lograr.

¿Cuáles han sido los mayores logros de súper pinocho?
Viajar por todo México, pisar todas las arenas, además de tener en mi poder la Máscara del Déspota, El Bandolero, Súper Hombre Araña, Búfalo Blanco y El carnicero Negro.
Además, tuve muchos campeonatos, el más importante fue el título mundial de peso Welter.

¿Qué ha sido lo más difícil?
La lesión que tuve en dos costillas y un hombro dislocado, pero a pesar de ello seguí luchando lesionado por que al final de esto es lo que come uno.

¿Alguna vez ha pensado en el retiro?
Si claro como todos he pensado en el retiro, pero quiero hacerlo sin hacer ruido, yo me quiero ir sin un festejo o algo grande, quiero pasar desapercibido y quiero salir del encordado con mi mascar quiero que mi incógnita se quede para siempre, no me veo sin mi mascara.

-Un mensaje para los nuevos luchadores.
“Decirles que deben tenerle gran amor a este deporte, solo así podrán llegar a un estelar, pero mayormente deben tener mucha disciplina. También quiero decirle al público que no dejen de apoyar que sin aficionado no hay luchador y sin ellos no tendría nada.”
lograran llegar a lo estelar, pero mayormente deben tener mucha disciplina. También quiero decirle al público que no dejen de apoyar que sin aficionado no hay luchador y sin ellos no tendría nada.”