Un movimiento que sorprendió a los expertos pues el ala-pívot acababa de firmar una extensión de contrato con el equipo angelino.

Sin embargo, ahora es parte del equipo de Detroit y la afición esperaba con ansias su debut. Hasta el dueño de la franquicia, Tom Gores, no se contuvo y se le capto en un estado incoveniente. Al final del partido, en el cual Griffin acumuló 24 puntos, 10 rebotes, 5 asistencias y la victoria ante los Grizzlies de Memphis, Gores fue a sacarse la foto y fue cuando las redes sociales no lo perdonaron.


Al empresario de origen israelí se le vio con algunas copas de más. Se tambaleaba al caminar, tenía la mirada perdida y se notaba que no estaba del todo sobrio. Además, Blake lo deja con la mano estirada en una confusión que terminó en el abrazo con su compañero, Anthony Tolliver.

Gores no ha dado declaraciones al respecto. Mientras, Detroit tiene un equipo que actualmente está en la novena posición de la Conferencia Este, pero aspira a playoffs.