El día a día en el Asilo de Ancianos

PUBLICIDAD

En un reportaje especial realizado al asilo de ancianos San Vicente de Paul, la señora Diana Lozano encargada del lugar, relató cómo son los días de los señores y señoras que viven ahí.

Durante el recorrido, comentó que cada mañana despiertan a las ocho de la mañana para desayunar, mientras que los empleados del lugar, aprovechan para limpiar todas las instalaciones, acomodar las camas y poner todo en orden.

“Al terminar de desayunar, cada persona realiza diferentes actividades como Don Rogelio, que sale a caminar en las mañanas y va por sus antojitos a la tienda”, indicó.

Otro de los huéspedes, don Antonio Hernández también usa su tiempo para rezar o leer la biblia y Don Pedro Polinar pasa su tiempo viendo televisión sus programas favoritos.

Diana Lozano, explicó que a la una de la tarde vuelven a la comida y a las cinco es la merienda, ya que muchos de ellos prefieren irse a dormir temprano.

En las habitaciones, cada cuarto está adaptado para tres personas, cuentan con una televisión para cada abuelito del lugar, una cama para cada uno y pasan el mayor tiempo en sus habitaciones, ya que se sienten cansados por su edad; también tienen aire central y calefactores.

Actualmente son 14 abuelitos los que alberga este asilo, 10 hombres y 4 mujeres y sus edades son de entre 54 años, el más joven y el más grande de 97 años.

Cada persona es visitada dependiendo del tiempo de los familiares, excepto dos personas que no se sabe nada de sus parientes.

Por otra parte, la señora Diana expresó que durante las fiestas decembrinas se les prepara una cena navideña para que se sientan en casa; asimismo, se suspenden todas sus actividades para dedicarse a los abuelitos en estas fechas.

Cabe destacar la loable labor que realizan las cinco personas que laboran en este lugar, ya que entregan todo su tiempo para cuidar de estos ancianitos que viven aquí; ellos son Mayra, Santa, Rogelio, Eliud y la misma señora Diana, encargada del lugar.

Si alguien gusta apoyar al asilo San Vicente de Paul, puede llevar ropa, sábanas, cobijas, material de limpieza que es el que más se necesita y puede llevarlos ahí mismo.

También mencionaron que hacía falta una estufa eléctrica para preparar los alimentos, ya que el precio del gas está muy elevado.

Actualmente, el asilo solo cuenta con el apoyo del señor Antonio Gutiérrez, dueño de súper Gutiérrez y las personas que dan sus donaciones.