El feminismo es un concepto social, siempre ha existido

"Si la autoridades no hacen caso a las protestas de mujeres, la situación podría terminar muy mal", dijo la entrevistada neolonesa

PUBLICIDAD

“Lo único que necesitas para realizar una revolución feminista es una amiga”, esto es parte de la ideología de Naomi Anaheim Sánchez; una estudiante en la carrera de Sociología en Monterrey Nuevo León, la feminista compartió sus ideales en esta batalla.
Sus estudios están vinculados al género, por lo que está muy adentrada en el tema que ha dado mucho de qué hablar en todo el País. Es una construcción social, son diferentes conductas que van vinculando a un concepto social.

Implementa la sorordiad.

Señala que el feminismo es esa coyuntura que siempre ha existido, pero hay etapas en las que se ve más fuerte, como actualmente se vive.
Forma parte de “La Marea Verde” el nombre del movimiento feminista a favor de la despenalización del aborto y siempre carga su pañuelo verde como símbolo de ese movimiento, originado en Argentina y extendido por AMÉRICA Latina y el mundo.
Las mujeres empezaron a tener sororidad, compresión, empatía entre ellas y otros géneros que están dentro de la lucha feminista.

Se declara a favor del aborto con la ideología de que cualquier persona tiene derecho de hacer lo que quiera con su cuerpo.
“Siempre nos han manipulado y han tratado de oprimirnos, el poder lo tiene siempre el hombre, porque las mujeres no podemos tomar decisiones, ahí es cuando la mujer empieza a tener poder y empieza a divulgar y hacer la re victimización”, comentó.

LAS BRUJAS: LAS PRIMERAS FEMINISTAS

Naomi Anaheim Sánchez; feminista.

Las brujas fueron las primeras feministas de la historia ya que en su real persecución tenía que ver con el saber de la medicina, su labor como parteras y enfermeras, ligado al poder de las plantas medicinales o sus creencias y modo de vida que no veneraban el sistema religioso y patriarcal.
“La iglesia empezó a llamar brujas a las mujeres que tenían poder fuerte en aldeas, pueblos y de más, decían que tenían poderes, todo para controlar el poder de la mujer, hoy pasa lo mismo pero en otro contexto”, comentó.
Señaló que las mujeres están llamando la atención de medios de comunicación, todo mundo habla de las manifestaciones de la mujer.
“Dicen que somos vandalismo, que somos salvajes, pero en realidad, estamos hartas de que no se ponga atención a lo que pasa”, comentó.

DE LA MANERA PACÍFICA NUNCA FUNCIONÓ

Siempre ha participado en movimientos sociales.

Dijo que el vandalismo que se realizó en la Ciudad de México es indispensable, porque de la manera pacífica nunca funcionó, tal vez no se logrará nada tal vez sí, pero de la manera en que se ha intentado hacer durante mucho tiempo, con la calma, no ha funcionado.
“No se agrede físicamente, no hacemos lo mismo que nos han hecho, pero es decir basta ya, si no te importa lo que pasa porque materializan las cosas, eso le interesa al estado, el capitalismo, la producción el dinero”.

NO HA SIDO FÁCIL

Carga su pañuelo verde como símbolo del movimiento.

Es una lucha constante, sobre todo en el tema del aborto, su propia familia la tiene catalogada como asesina.
“Estoy a favor del aborto, pero estoy consciente de que si tengo un embarazo no tendría un aborto, la gente no entiende esta decisión, es una posibilidad, no una obligación”, señaló.
Simplemente se pone el lugar de una mujer la cual se encuentra en una situación difícil, la mujer tiene que cargar con eso, el hombre fácil se deslinda, no lleva un proceso natural como el embarazo o al momento de tener un bebe, no se hacen responsables.
Comentó que México es de los primero países con abandono, es una acostumbre a ver familias desintegradas en donde la mujer carga con esa responsabilidad, no se exige al hombre como a la mujer en este sentido.

SUS INICIOS EN ESTA LUCHA

De la manera pacífica nunca funcionó.

Siempre ha participado en movimientos sociales, manifestaciones ecológicas, maltrato animal, manifestación por los jóvenes de Ayotzinapa entre otros, pero cuando conoció del feminismo y su teoría fue a partir de un viaje a Chiapas donde estuvo en un movimiento zapatista, después estuvo en un movimiento con el comandante Marcos y Marichuy como invitada que habló del feminismo y la sororidad.
“Es cierto, me vinculé, hay un ambiente tan bonito, la gente me pregunta ¿por qué eres feminista?, les respondo que se den la oportunidad de conocer, de acudir a una junta, una marcha siquiera para ver y experimentar, se van a enamorar”, señaló.
Dijo que es bonito caminar segura, de la mano de más mujeres, aunque después se termine la marcha y regrese a su casa sintiendo miedo, pero por un momento se sintió a salvo.

SIEMPRE SALE A LA CALLE CON PAÑUELO VERDE
Naomi Anaheim, siempre sale a la calle con su pañuelo verde, en una ocasión una señora se acercó a ella, le dijo que su esposo la maltrataba, le daba miedo hacer algo, quería ver si podía ayudarla.
“Las mujeres están tomando conciencia, están atreviéndose a decir lo que antes no”.

LA MAYORÍA DE LAS MUJERES HAN SUFRIDO ACOSO

“Si alguien me dice algo en la calle me enojo y reacciono”.

Señaló que le han pasado cosas fuertes, como tocamientos, en su momento no supo cómo accionar, pero actualmente no se queda callada.
“Si alguien me dice algo en la calle me enojo y reacciono, antes no lo hacía, pero ahora me siento fuerte como mujer, eso te da el feminismo, seguridad y saber que tú puedes, además de llevar el mensaje a más mujeres”, comentó.

SI EL MOVIMEINTO SIGUE, TERMINARÁ COMO EN UN 68
“Tal vez lo veo muy drástico, pero es lo que me molesta y también me da un poco de miedo, sé que cuando la gente se empieza a organizar y a tomar poder el gobierno siempre nos oprime porque siempre buscará el control total, eso se vivió en el 68”.
Estudiantes trabajadores se organizaron, alzaron la voz y hubo una represión total, 02 de octubre no se olvida, murieron miles de estudiantes que se reunieron para realizar un mitón en la plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco.

HUBO INFILTRADAS
Hubo porros, es rara una manifestación donde no haya provocación, hicieron quedar mal a la manifestación mediante un proceso social.
“¿Que tiene más poder, la gente, el pueblo o que el gobierno salga diciendo cosas malas sobre una manifestación?, es una estrategia muy buena para hacer ver mal a las mujeres”, comentó.